Adonis Milán, un guerrero de las artes escénicas

    0
    44

    Para hacer teatro en Cuba tienes que convertirte en un verdadero guerrero

    Acudimos, los dos, nerviosos, como al encuentro de una primera cita. Pero no es nuestra primera cita. Han sucedido muchas antes. En teatros, en pasillos, detrás de las candilejas, sobre asientos destartalados, entre cubos y cubos de agua. Nos hemos encontrado, sí, al principio esporádicamente, luego con mayor asiduidad. Una vez coqueteamos, como solo pueden hacerlo los directores con los dramaturgos, o los dramaturgos con los directores. “Un día voy a montar una obra tuya”, me amenazó. “Dale, ¿qué texto quieres?”, lo amenacé de vuelta. Y, por un tiempo, la amenaza no se concretó hasta que, un día como otro cualquiera, me llamó a la casa: “En dos semanas estreno El árbol de los gatos”, susurró, “prepárate”. Y yo me sentí conmovida al escucharlo, y también algo asustada, y finalmente alegre cuando la obra se presentó: argamasa textual transformada en escena gracias a Adonis Milán y Aymeé Reinoso, la actriz.

    Actor y director, miembro de la AHS, este joven creador ha impulsado su trabajo escénico en los últimos meses a través de la fundación del grupo Perséfone Teatro y el montaje de algunos proyectos, espectáculos y work in progress. Más allá de la experiencia y la amistad, hemos estado siempre en contacto a través de mensajes, llamadas y otros muchos encuentros gestados, por coincidencia o sin ella, en teatros, pasillos detrás de las candilejas, sobre asientos destartalados, entre cubos y cubos de agua.

    Confieso que es difícil concebir una entrevista como diálogo, pero eso pretende ser: conversación entre dos colegas y amigos, entre una dramaturga y su director, entre dos muchachos que comparten esa temporalidad abstracta que es la generación.

    Por eso acudimos, los dos, nerviosos al encuentro de esta primera cita-entrevista. “Dispara”, me amenazó. “Dispara”, lo amenacé.

    Lea la entrevista en el CB

    Deja un comentario