¡Dª Martha de Blas, las cuentan no me salen!

0
71

Las nuevas autoridades consulares no parecen ser mejores que las pasadas.

Acostumbradas a lidiar con un pueblo que no se entera de nada, pues ha sido anestesiado por casi 60 años de dictadura y encima, carece de conexión a internet, las autoridades consulares de España en Cuba se han equivocado de siglo. ¡Señores, un poquito de por favor que sabemos contar!

Los españoles de Cuba somos víctimas dobles, primero por ser cubanos, y luego por ser españoles, sirviendo en ambos casos de factor de ajuste para la geopolítica por un lado y la pestilente politiquería peninsular del otro, exactamente igual que en siglo XIX.

La Defensora del pueblo ha señalado repetidamente que la situación en la que se encuentra el Consulado de España en Cuba, no es sólo desastrosa, sino que es una vergüenza para la Nación; sin embargo sus advertencias no se tomaron en consideración durante la pasada legislatura. Por esa razón, mucho nos tememos los #españolesdecuba que la actual, siendo personificada por los mismos actores, tampoco tenga en mente hacer mucho por nosotros.

Pilar Becerril, propuso en su momento la contratación de 21 funcionarios consulares para agilizar los trámites de los 101.115 expedientes de nacionalidad pendientes de tramitación en 2014. Aunque nos repugnara sobremanera, ya en esa fecha, sugerimos a las autoridades españolas de Exteriores que hicieran lo mismo que hacen los mercaderes de esclavos de Meliá y de otras empresas españolas en la isla: que contratasen a juristas cubanos, -que no han de faltar los que en estos momentos hayan dejado sus trabajos para abrir un puesto de croquetas en cualquier esquina-, pero no se nos escuchó.

Dos años después, la nueva titular, Doña Martha de Blas anunciaba sonriente, al lado de un camaján de la dictadura, el connotado agente jubilado de los Servicios secretos, Carmelo González, elegido representante de todos los españoles de Cuba por 535 votos, (sobre 150 mil votantes potenciales), ¡que aún quedaban por tramitar 77.734 expedientes de nacionalidad ya aprobados!

Un rápido calculo conservador nos lleva a la siguiente conclusión: si en tres años (101.115 – 77.7734) sólo se han resuelto 23.831, lo que equivale a 650 resoluciones mensuales; al ritmo actual, todo el proceso deberá terminarse, con suerte y Dios mediante, ¡en el año 2026! Saque Ud. mismo la cuenta si no nos cree: (77.734/650 = 120 meses, o lo que es lo mismo, 10 años).

Desde aquí le preguntamos a los partidos progresistas de España ¿Es esto admisible cuando la actual legislatura tiene que contar con vosotros para aprobar las leyes que interesan a todos los ciudadanos? ¿Cómo se explica que nadie en el Congreso de los Diputados alce la voz para defender a los españoles de Cuba?

Lo que sucede actualmente ante los ojos de todos es incalificable e inmoral.

Ahora mismo se están revisando los expedientes requeridos correspondientes a octubre de 2014. Esta realidad admitida por el Consulado carece de explicación lógica, si tomamos en consideración que todo el proceso de trámite por Ley de Memoria concluyó hace rato en otros consulados, que como los de Argentina o Venezuela, tuvieron que hacer frente a un volumen mayor de solicitudes.

Pero eso no es nada, al día de hoy, se están inscribiendo las partidas de los expedientes ya aprobados en abril de 2016; o sea, un retraso de 8 meses entre aprobación y registro, ¡casi un año!, que se dice rápido, pero que no es igual para los que esperan por sus papeles.

La señora de Blas, tampoco anunció buenas noticias para los españoles de Cuba durante el 2017, “dadas las conocidas dificultades por las obras de rehabilitación que se realizan en el Consulado”, pero sobre todo, “por la lentitud de las gestiones en la Lonja del Comercio, debido a la escasez de personal que padece la legación diplomática española en Cuba para hacer frente a estas tareas”.

Lo que no se puede comprender, según sus propios argumentos, son las fantasiosas cifras de atención al público (2000 por día) que anuncia la funcionaria, y la velocidad (ocho meses) con las que se asientan las partidas de los expedientes ya aprobados el pasado abril… Nada, que algo apesta en el reino de Españimarca.

Todo esto nos deja escépticos sobre la verdadera capacidad de las autoridades consulares para hacer frente a la avalancha de solicitudes que se les viene encima, si en los próximos meses prosperase la iniciativa parlamentaria (presentada el pasado 21 de diciembre por PODEMOS), que abriría la nacionalidad a los hijos mayores y otros excluidos de la Ley de Nietos.

Deja un comentario