La asociación celebró su tradicional almuerzo de confraternidad por Navidad y fin de año

El pasado 15 de diciembre, en su céntrica sede social de Centro Habana, la Casa Cantabria de La Habana celebró el tradicional almuerzo de confraternidad que celebra la sociedad en ocasión de la Navidad y el fin de año. En la celebración participaron un grupo de emigrantes cántabros, así como directivos de la entidad e invitados.

El encuentro se inició con las palabras de Reinaldo Rojas, presidente de la Casa Cantabria, quien recordó que esta sociedad española en Cuba cumplió 105 años de trabajo el pasado 20 de noviembre y que continua desarrollando un ingente trabajo en favor de la colectividad de origen montañés existente en el país caribeño, dedicando un emotivo recuerdo a los precursores del legado montañés en la cultura cubana.

Igualmente, agradeció la presencia de cada uno de los naturales españoles y familiares acompañantes en esta ocasión, así como la participación de Manuel Vallejo, presidente del Consejo de Residentes Españoles en Cuba (CRE); María Antonia Rabanillo, presidenta de la Agrupación de Sociedades de Castilla y León (Ascyl); la profesora Martha Egusquiza, directora de la Escuela de Bailes Españoles de la Casa Cantabria de La Habana, y Aurelio Francos, autor del libro biográfico recientemente publicado por la Universidad de Cantabria sobre los cántabros en la Isla, octavo volumen de la colección ‘Archivo de la Palabra: Españoles en Cuba’, que desarrolla como investigador de la Fundación Fernando Ortiz.

Al término del almuerzo, Reinado Rojas y el escultor cubano Leo Márquez, expusieron ante la concurrencia la escultura que será obsequiada al embajador de España en Cuba, Juan Francisco Montalbán, recientemente distinguido por esta sociedad con una placa de honor “en reconocimiento a su sostenido trabajo por el desarrollo de los vínculos de hermandad entre españoles y cubanos, particularmente en lo concerniente a la colonia montañesa en la Isla”.

Deja un comentario