budap - Copie

Foto: El Danubio en Budapest. Paco González San Agustín

Madrid, 13 de febrero de 2015.

Querida Ofelia:

El narrador de El Danubio, de Claudio Magris, recorre el viejo río y surca las estaciones de una cultura contemporánea, desde sus fuentes hasta el Mar Negro, atravesando Alemania, Austria, Hungría, Checoslovaquia, Yugoslavia, Rumanía y Bulgaria. La exposición que aquí se presenta es el resultado de haber seguido el curso de ese mismo río, a la luz de la estela dejada por Magris.

A través de la fotografía, acompañada de un cuaderno de viaje, Paco González San Agustín invita a rastrear los espíritus de Céline en Sigmaringen, Heidegger en Meekrich, Einstein en Ulm, Kepler en Ratisbona, Lukács en Budapest y Canetti en Bulgaria, en un intento de apropiación de los paisajes físicos y humanos, de los símbolos, las huellas, los rastros.

Las lindes del río se alojan en países sumidos en una crisis económica y cultural, que contienen, tanto heridas sin cicatrizar, como jóvenes sumergidos en sus teléfonos móviles: memoria histórica que convive con los nuevos hábitos de consumo. El fin del río, metáfora de la muerte o el eterno renacimiento, simboliza en este delta su estado incontrolable y difícil de domesticar, algo que ocurre igualmente con la historia.

La exposición, en la que colabora el Instituto Cultural Rumano, está compuesta por 60 fotografías. Permanecerá en la Sala Minerva hasta el 22 de mayo. El Círculo de Bellas Artes ha editado un catálogo de la muestra que incluye alrededor de 140 fotografías y un cuaderno de viaje escrito por el autor. El prólogo está firmado por Jorge Herralde.

“En las fotos del Danubio del fotógrafo Paco González San Agustín, con recurrentes visiones del río como hilo conductor –y también, a veces, como alfiles, los trenes–, nos encontramos con un enigma sobre sus fuentes, con el castillo de Sigmaringen que todavía recuerda la presencia de Céline, con súbitos fogonazos eróticos en Regensburg, con los sobrecogedores paneles con fotografías y recuerdos de italianos encarcelados y fallecidos en el campo de concentración de Mauthausen; con las estampas vienesas, la Ópera, el refinamiento, Mozart, y también los grafitis callejeros; en Bratislava, con el Memorial Slavin otro estremecimiento, o la inquietante estatua de un soldado napoleónico, la aparentemente bondadosa de Stalin; o en Praga, su famoso Reloj, sus muchos turistas o la oculta Cinemateca de su Castillo; con los puentes titánicos en Budapest o las esculturas que simbolizan la aceptación de un fatídico destino en Mohács, donde se perdió un reino; con el memorial en Novi Sad a orillas del Danubio, que recuerda la «razzia», la masacre sobre judíos y serbios durante la Segunda Guerra Mundial; con los impenetrables y misteriosos canales del delta; y con la presencia de Beckett en Bucarest que nos interroga sobre el absurdo, la sordidez y el sentido de la vida.” Jorge Herralde Fragmento del prólogo Danubio

“(…) Pero han pasado ya casi treinta años de la publicación de El Danubio y se ha modificado notablemente el escenario en el continente que Magris retrató. Han tenido lugar nuevos acontecimientos, empezando por la caída del muro y de los regímenes socialistas; otros, terribles, dentro de la mejor tradición europea que ya parecía superada, como la guerra de los Balcanes y el colapso de Yugoslavia, asociado a crueles ajustes de cuentas étnicos y religiosos. El papel reforzado de Alemania en un contexto de crisis económica, que ha hecho estragos en otros países del continente, sobre todo en los del sur, ha generado nuevas tensiones. El enfrentamiento en Ucrania también ha añadido un nuevo foco de incertidumbre. Y la agudización de la crisis migratoria desde los países de oriente próximo no sabemos si acabará por socavar los pilares de la nueva construcción europea.”

“(…) El viaje ha tenido lugar entre el verano del 2012 y la primavera de 2015 y ha sido un intento de apropiarse de imágenes de paisajes físicos y humanos, de rastros y símbolos, algunos que pertenecen a un tiempo pasado pero que todavía condicionan el presente con fuerza. Lo que se fotografía es lo que aparece delante de nuestros ojos, en un ejercicio de compresión del tiempo, en el que se funden las fantasías que ha creado en nosotros todo aquello que no hemos vivido como experiencia directa, con la vida cotidiana del río, una amalgama multinacional y multicultural que se expresa en varias lenguas.” Paco González San Agustín Fragmento de la nota del autor

“Sigue abierto el debate sobre el lugar en el que nace el Danubio. Incluso cuando se viaja a sus teóricas fuentes para hacer comprobaciones personales el asunto no queda zanjado. No convence la tesis oficial de su nacimiento en una fuente situada junto al castillo de los Furstenberg, en Donaueschingen. En la primavera de 2015 el monumento-manantial estaba en obras y no se veía ningún hilo de agua saliendo de allí, pero cuando lo hace, desagua en el Brigach, afluente de un Danubio que, paradójicamente, ya viene nacido. Tampoco parece muy sólido el argumento según el cual su génesis se encuentra en la confluencia de los riachuelos Breg y Brigach, por mucha escultura que lo certifique, cuando su inicio debería ser el punto más lejano desde donde desemboca, en el mar Negro, que es el nacimiento del Breg, algunos kilómetros río arriba, en Furtwangen. Conviene también decir que el famoso grifo no aparece por ningún lado, incluso después de haber realizado algunas indagaciones detectivescas.” Paco González San Agustín Fragmento del cuaderno de viaje

Paco González San Agustín. Ingeniero Industrial de profesión, inicia su actividad fotográfica a principios de los años 80 ligado a la Real Sociedad Fotográfica de Madrid (RSF). Le influye el trabajo de los mejores exponentes de lo que se ha llamado «Escuela de Madrid» Masat, Paco Gómez y sobre todo Gabriel Cualladó. Se acerca a los clásicos, como Kerstez, Cartier-Bresson, Eugene Smith y sobre todo a Robert Frank, en el que descubre una forma de entender el reportaje que supone un hito en su formación fotográfica, casi toda autodidacta. Participa de una forma más activa en las actividades de la RSF a partir de finales de los 80 con trabajos en blanco y negro centrados en el retrato y en el reportaje.

Ha expuesto en varias muestras colectivas durante los años 90 y luego individualmente en 1998, también en la RSF. Ha viajado a Arlés y a otros festivales internacionales habitualmente para conocer de primera mano las nuevas tendencias en el panorama fotográfico. Ha fotografiado en algunos países como Francia, Alemania, Italia, Portugal… e intensamente en Marruecos, en donde ha explorado desde finales de los años 90 la relación entre el territorio y los valores básicos de su sociedad y más recientemente las tensiones que han generado en el país los movimientos migratorios.

Seleccionado para Photo Speaks 2010 (Festival Asia de video y fotografía). Nuevas exposiciones individuales en mayo de 2011 y mayo de 2012 en Madrid y en enero de 2013 en Casa Árabe, también en Madrid. Se expone su obra en Madrid Foto 2012 a través de la galería EspacioFoto. Participo en la Bienal Internacional de Córdoba 2013. En octubre de 2015 inaugura una nueva exposición individual en el Museo Municipal de Málaga, Marruecos Esencial, que integra también el trabajo de videoarte Tangernación de José Ramón da Cruz.

Ha publicado en el diario EL PAIS, en varias revistas como Kantara y Atalaya, y varios libros: Marruecos Esencial, Power in Paris, Desaliento en Lisboa (con textos de Pessoa), Danubio, Terra Deos (sobre Sicilia), Yalaah e Hititas. Seleccionado para Leica Forum Book 2012 y 2014. Una parte de su obra ha estado representada por la galería Ivory Press y actualmente lo hace EspacioFoto, ambas de Madrid. El proyecto sobre el Danubio tiene lugar a partir de un extenso recorrido durante varios años a través de la cuenca danubiana y actualmente se expone en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, desde Febrero de 2016.

Danubio Paco González San Agustín 11.02.16>22.05.16 Sala Minerva El Círculo de Bellas Artes acogerá hasta el próximo 22 de mayo, la exposición Danubio, de Paco González San Agustín.

Mis más sinceras gracias a la Sra. Sofía García Pérez del Departamento de Comunicación del Círculo de Bellas Artes, por toda la documentación que tan amablemente puso a mi disposición, sobre la presente exposición.

Un gran abrazo desde nuestra querida y culta Madrid,

Félix José Hernández.

Deja un comentario