Cuba es un estado teocrático dirigido encubiertamente por la Compañía de Jesús

 

Las migraciones humanas actuales son un plan global urdido por el Grupo Bildelberg, la Organización Internacional para las Migraciones y la secta de la Compañía de Jesús (curas jesuitas) adscrita al Vaticano; que tienen como fin la destrucción de los estados-naciones, la pérdida de las identidades nacionales y la destrucción de la raza blanca y la raza negra para crear un híbrido marrón. Todo encaminado y pensado para llevar a las masas que sobrevivan esta locura a la tiranía y la esclavitud.

Las masas humanas no tienen otra opción, tienen que doblegar su voluntad y obedecer que tienen que abandonar su entorno para emigrar.
En el caso de Cuba y los cubanos, se hace aparentar que durante los gobiernos demócratas se han hecho las migraciones cubanas hacia Estados Unidos.

A los demócratas se les hace aparecer como culpables para que no se den cuenta de que esto es en realidad un plan estratégico global donde se han ideado y planificado gigantescos movimientos humanos unos huyendo de las guerras, otros del hambre y el desempleo, otros de la persecución política del estado, etc.

En la planificación de estos aviesos planes intervienen la secta religiosa de los curas jesuitas y el Club Bildelberg, con la Organización Internacional para las Migraciones.

Son estas instituciones de poder global quienes idean y planifican las migraciones globales respondiendo a un plan de destrucción de los estados-naciones y de las identidades nacionales de los pueblos.

Esto incluye también la destrucción de la razas blancas europeas, norteamericanas y canadiense.


Quieren lograr una mezcla de razas para lograr la destrucción de los estados-naciones.


En sentido general al gobierno de Cuba se le hace conocer como Castro-Comunista, esto es verdad pero, no es exacto, es más preciso decir que el gobierno de Cuba es Castro-Jesuita.

Aunque no se crea, Cuba es un estado encubiertamente religioso, Cuba es un estado teocrático dirigido encubiertamente por la Compañía de Jesús.

Deja un comentario