Lo que hicieron los abuelos de Pablo Iglesias con tu dinero

Un día como hoy pero de 1960

En cuatro meses se trasladaron a Moscú casi el 73% de las reservas del Banco Nacional de España

oro de moscu

“El 14 de septiembre de 1936 fuerzas de carabineros y milicianos enviadas por el Ministerio de Hacienda penetraron violentamente en el Banco de España. La Requisa de las reservas fue dirigida por el director General del Tesoro Francisco Méndez Aspe.

En los 4 meses siguientes diez mil cajas de oro acuñado y en barras, pesando cada una 75 kg, fueron embarcadas hacia puertos comunistas, principalmente Odessa.” Se trasladaron de 510 toneladas de oro en monedas, correspondientes al 72,6% de las reservas de oro del Banco de España. El traslado hacia la Unión Soviética, a los pocos meses del inicio de la Guerra Civil Española, fue autorizado por el gobierno de la II República, presidido por Francisco Largo Caballero, y a iniciativa de su ministro de Hacienda, Juan Negrín.

Estas monedas trasladadas a la URSS tendrían actualmente un valor mínimo bruto de 12.200 millones de euros (en términos del año 2010), por su contenido metálico, y un valor numismático que podría superar los 20.000 millones de euros.

Nada se recuperó

De tal modo, el 10 de abril el diario ABC informaba de que “Pravda dice que ha desaparecido el oro español transportado a Rusia en 1937”.

En abril de 1957 Time informó de que Radio Moscú,117 así como Pravda, habían hecho pública la posición oficiosa del gobierno soviético, la cual, en palabras de Salvador de Madariaga, «cerraba el capítulo del Oro de Moscú con llave de acero». El Mundo Obrero del 15 de mayo del mismo año recogía una traducción del artículo, que firmaba un tal Observador:

  “Algunos periódicos extranjeros andan publicando artículos sobre el oro español depositado hace veinte años en la Unión Soviética, sin mencionar nunca todo el consumo de este oro que hizo el Gobierno republicano español, con lo que despistan a la opinión pública creando la impresión de que todavía quedan restos no utilizados de este oro. El peso y verificación del oro al ser transferido a las autoridades soviéticas, se hizo conjuntamente por representantes soviéticos y españoles. El Gobierno español estipuló que tendría la facultad para pagar pedidos hechos en el extranjero y para hacer transferencias de divisas por medio del Banco de Estado Soviético a cargo de las reservas oro depositadas en la Unión Soviética.
    Según información recibida, el Gobierno español efectuó numerosos pagos para sus compras extranjeras y dio instrucciones para transferencias de divisas, que se ejecutaron por el Banco de la Unión Soviética. Según los datos de las autoridades soviéticas, el Gobierno español agotó el oro depositado en la Unión Soviética. Todas las órdenes del Gobierno republicano español venían correctamente firmadas conjuntamente por Francisco Largo Caballero, primer ministro republicano español, y Negrin, ministro de Hacienda. Más tarde, cuando Negrín pasó a ser primer ministro, firmaba como tal y como ministro de Hacienda. La última carta de Negrín, fecha 8 de abril de 1938, prueba que se ha agotado el oro. La carta pide en nombre del Consejo de Ministros de la República española, que se liquide todo el oro español que queda en la Unión Soviética. Así se hizo.
    Hay que mencionar que, a requerimiento del Gobierno republicano español, el Gobierno soviético le concedió un crédito de 85 millones de dólares, del que sólo se pagaron 35. Queda pues en pie una deuda [al Gobierno soviético] de 50 millones de dólares. Negrín lo supo, puesto que firmaba todas las órdenes relativas al oro y créditos. No se utilizó suma alguna a cargo del oro depositado para el sostenimiento de los emigrantes y niños españoles que hallaron refugio en la Unión Soviética. Estos gastos se sufragaron por la Unión Soviética y sus organizaciones sociales, en particular los sindicatos.”

Hispanista revivido.