A los miembros de la Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del Interior de Cuba

 

 

Este es un mensaje que hago a los miembros de las unidades de combate del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del Interior de Cuba.

Se está haciendo una enemiga campaña para introducir a los homosexuales dentro de las Fuerzas Armadas. Pero, de seguro que se trata de introducir o infiltrar a los homosexuales dentro de las unidades de combate.

El homosexualismo se está usando en Cuba como un arma imperialista para destruir y deshacer a Cuba como estado-nación.

Estos son planes del imperio y del Vaticano llevados a cabo por curas jesuitas y otros cuadros imperiales.

Aclaro que yo no tengo nada en contra de los homosexuales, si son personas decentes, patriotas y trabajadoras, tienen todo mi respeto.

Esto no es igual con los llamados prostitutos masculinos o también denominados pingueros. Estos peligrosos elementos deben ser exterminados de la sociedad por representar un peligro desmoralizante y creado para destruir a Cuba como estado-nación.

No lo permitan, dejar entrar dentro de las unidades de combate a los homosexuales es para crear la desmoralización y el reblandecimiento dentro de los cuerpos de combate.

No quiere decir que no haya homosexuales altamente patriotas, organizados y moralizados que sean capaces de combatir con firmeza y estoicismo. La historia lo demuestra con creces.

En mi unidad en Angola tuvimos un homosexual y siempre fue un hombre y un soldado de mucho respeto dispuesto siempre a combatir y cumplir las órdenes del mando.

Pero, esto de introducir homosexuales en las unidades de combate es para reblandecer y destruir la moral combativa de las tropas. Ellos ya traen una agenda propiciada por los enemigos de Cuba.

Nuestro país está bajo el asedio del imperio y en peores condiciones no puede estar.

El asedio y cerco imperial contra Cuba parte de su mismo mando gubernamental, la familia Castro y su grupo. Mariela Castro Espín, maneja estas actividades enemigas haciéndole el juego a los imperialistas y en puro contubernio con la Organización de Naciones Unidas (ONU) organismo transnacional penetrado y dirigido por el imperio hasta el tuétano.

La ONU, es un organismo internacional enemigo del estado-nación cubano.

Si no les queda más remedio que admitir a los homosexuales, les recomiendo que sea para las Unidades del Ejército Juvenil del Trabajo.
A las Fuerzas Armadas y a las unidades de combate no se va a fornicar ni a afeminarse sino a prepararse mental y físicamente para combatir. Esto incluye también a las fuerzas policiales.

Quien no cumpla con esos requisitos mínimos no debe ni puede estar dentro de ellas.

Mantener a esos elementos dentro de las unidades combativas es crear las bases para destruirlas.

Recuerden y les reitero a todos los compañeros militares, que yo Julio Soto Angurel quiero el mando y poder en el archipiélago cubano y que no tengo nada en común con los peores enemigos de nuestro estado-nación que son la familia Castro y su grupo que tienen la complicidad del Vaticano.

Deja un comentario