El Iberismo es corazón, pero, sobre todo, cabeza

Serie de pequeños textos sobre la necesidad del iberismo, escritos por Casimiro Sánchez Calderón y publicados con su amable autorización

  • Comunidad de pueblos ibéricos ( íber). (Cuarta entrega).

3. Con 9 698 Km. de costa seríamos una mayor potencia en el comercio marítimo, en la pesca de bajura y altura y en el turismo.
4. La potencialidad de esa unión se transmitiría al resto de países iberófonos.
5. El patriotismo ibérico es un nuevo patriotismo que nace del análisis de la realidad y de un mayor conocimiento mutuo, y se proyecta como pretensión de asumir valores comunes, ya depurados por la historia y por la experiencia, que mejoren la vida de los ciudadanos, de la naturaleza que nos sustenta y de los pueblos que comparten nuestro proyecto. Un estudio serio de las verdaderas potencialidades de los dos países y de sus carencias de cara a un futuro más exigente deberán condicionar los ideales y los entusiasmos. Un Iberismo que parta de viejos sueños imperialistas o del desconocimiento de nuestras condiciones reales para competir en un mundo globalizado carecería de viabilidad.
6. El Iberismo no deja de ser una creación contrafáctica que desafía los hechos pasados y presentes para constituirse en un nuevo poder moral, una nueva construcción social, un ejemplo para el mundo de que nuestras culturas son capaces de generar nuevas formas de entenderlo y de entenderse los ciudadanos.
7. Como la legitimidad de la decisión de construir Iberia solo es posible si los demás países se cercioran de que unidos podemos aportar más al concierto internacional, demos muestras en todo momento de la seriedad de muestros planteamientos, de la generosidad del proyecto y de la verdad de nuestras intenciones.
8. El Iberismo intenta ser una recuperación de todo lo enajenado por la torpeza o tibieza de otras generaciones.
9. El Iberismo es corazón, pero, sobre todo, es cabeza. Es aventura y es trayecto firme y seguro. “Ningún viento es favorable para aquel que no sabe adonde va”, dijo Cicerón; convenzamos a los demás que sabemos manejar el sextante y el timón y que amarraremos en puerto seguro.

Partido Ibérico (íber).