El salón de la Xunta de Galicia del Centro Gallego de La Habana, fue el sitio idóneo para celebrar la actividad programada para los niños, jóvenes y menos jóvenes asociado a esta asociación que ostenta La Ley de Galeguidade.

Felipe Cid Domínguez, quien firma este artículo y además, vicepresidente y presidente en funciones por estar el titular en Galicia dio junto a la junta directiva la más cordial bienvenida a los más de cien participantes, entre ellos, muchos niños y jóvenes que disfrutaron de un gran espectáculo dirigido por la profesora y directora del cuerpo de baile Yamilé García, quien con la vitalidad y entusiasmo de siempre no solo puso a bailar a sus pequeñas alumnas y asociados sino a todos sin distinción de edades.

El bardo de la comunidad galaica y vicepresidente del ‘Obradoiro da Cultura e Historia galegas Manuel Curros Enríquez’ leyó de su autoría el poema David, dedicado al hijo de gallegos Frank País García, asesinado hace 60 años por el anterior gobierno cubano.

Por su parte la Yamile, haciendo gala de buena conductora fue cautivando al auditórium como lo hicieran las niñas Lilien O’Farril, con las danzas ‘Mambo’ y ‘Me dicen Cuba’, Lía Dalay puso a todos de pie bailando ‘María’, las pequeñas Lía y Lilien junto a las mayores Keira Morgado y Rosabel Sánchez juntas interpretaron ‘Vacaciones’ y los niños Leonardo J. Alarcón García canto la canción infantil ‘Marinero quiero ser’  y la pequeñita de solo tres años de edad sin olvidar ninguna estrofa nos deleitó con la canción ‘Doce cascabeles’.

También hubo rifas y regalos a los ganadores del juego de ‘Las sillas’. Todos los niños recibieron sobre con golosinas, lápices y libretas. Lo más emotivo fue el rompimiento de la Piñata que tanto gusta a niños y adultos.

Para concluir fue ofrecida una sencilla merienda para todos los participantes que pudieron departir con los directivos sobre temas asociativos. Esperemos pues el próximo año que la fiesta será superior a la realizada.

1 COMENTARIO

  1. Siempre es bueno recordar a Frank País, el Presidente que Cuba no pudo tener; pero también hay que recordar las circunstancias de su muerte.

    No se puede decir simplemente “asesinado hace 60 años por el anterior gobierno cubano”.

    En el momento de su muerte, Frank era el responsable máximo del Movimiento 26 de Julio, muy “por encima” de Fidel Castro. No en vano fue enterrado vistiendo uniforme del Ejército Rebelde y llevando insignias de coronel, claro exponente de estar en un nivel orgánico superior a los “comandantes”.

    Además, fue muerto, como ya varios contemporáneos han denunciado, entre ellos Agustín, el único de los hermanos País superviviente, debido a una delación realizada por Vilma Espín, la que después sería esposa de Raúl Castro.

    ¡Ay!!! ¡Cuántas cosas de la historia “robada” tendremos que contar cuando llegue la hora en Cuba!

Deja un comentario