La tripita cervecera de Leonardo

 

Leonardo DiCaprio, exponente del Dad Bod.

TENDENCIAS

Leonardo Di Caprio, Adam Sandler o Ben Affleck sucumben a la moda de la tripita cervecera

El fenómeno ha arrancado en Estados Unidos bajo el título Dad Bod y consiste en pancita y torso generoso

Los cuerpos esculturales masculinos parece que están de capa caída. Porque la nueva tendencia del momento es el Dad BodCuerpo de papá-, presidido por una panza cervecera y un torso generoso. La cuestión no hubiese quedado más que un comentario de café si no fuera por el impacto que tuvo el artículo Por qué las mujeres aman el Dad Bod, que la blogger norteamericana Mackenzie Pearson, estudiante de Clemson, publicó en el portal The Odissey de su universidad. En él señala que atrás han quedado los hombres con cuerpos musculosos y abdómenes repletos de tabletas. Porque la población femenina no siente atractivo por hombres obsesionados con su musculatura y que viven sólo para el gim. Hoy, las mujeres son más proclives a cuerpos masculinos con algo de barriga cerveza con algún toque de gimnasio. Un hombre que hace ejercicio, pero al que le encanta la cerveza y come pizza y hamburguesas los fines de semana.

 


El cómico Adam Sandler luciendo barriga.

 

Mackenzie apostilla que las mujeres encuentran a este tipo de hombre atractivo porque se les ve más humanos, naturales y atractivos. Además, revela que son personas con las que se puede pasar el tiempo y que estarán volcadas con los que están a su alrededor y preocupados en colmarles de detalles.

Leonardo DiCaprio, Ben Affleck, Adam Sandler y Jason Segel se alzan como el estandarte de este nuevo cuerpo deseado, desde que se dejaron ver con un físico menos tonificado que el de costumbre.

 


El oscarizado Ben Affleck menos musculado que de costumbre.

 

Recientemente el asunto ha revolucionado las redes sociales y cada vez son más los famosos que sin complejos cuelgan fotos de estilo Dad Bod. Una tenencia que fue avistada en otoño pasado por la periodista de Style.com, Maya Singer, que señaló que “desde un punto de vista puramente estético, ha llegado el momento de la suavidad y la sensualidad, de cuerpos que no parezcan sobretonificados sino vividos”.

Javier Táuler, para PD

Hispanista revivido.