Empieza la Batalla de Santiago de Cuba

La Batalla de Santiago de Cuba, desarrollada durante cuatro horas en la mañana del 3 de Julio de 1898 habría de constituir el final del imperio español… y un ejercicio de tiro para la todavía joven e inexperta Navy norteamericana.
El “Maria Teresa” fue acosado por el “Indiana” y el “Oregón” después de que intentara sin éxito perseguir al “Brooklyn”. Incendiado y gravemente dañado, el “María Teresa” fue finalmente embarrancado en la costa, ya bajo el mando de Cervera, herido, después de haber bajado a la enfermería al comandante Concas.

El “Vizcaya” salió diez minutos después que el “María Teresa”. Junto con el “Cristóbal Colón” logró alejarse como estaba previsto, pero el “Almirante Oquendo”, siguiente en el turno, encontró una flota ya prevenida que se cebó con él. Con 126 muertos a bordo terminó embarrancando a toda máquina no muy lejos del “María Teresa”.
Los frágiles destructores contratorpederos “Furor” y “Plutón” fueron los últimos en salir. El primero se hundió y el otro embarrancó, ambos con un tercio de la tripulación muerta en su puesto. Entonces los barcos americanos pudieron perseguir a los dos fugitivos.

El “Vizcaya” fue alcanzado y castigado duramente, por lo que finalmente decidió embarrancar. El “Cristóbal Colón”, en cambio, era el más rápido de todos, pero cuando terminó el carbón “Cardiff” de que disponía, el de inferior calidad no le permitió mantener la velocidad y su capitán decidió embarrancar también a pesar de estar aún casi intacto.

Se estableció en 332 el número de muertos y en 197 el de heridos. Los prisioneros fueron tratados con dignidad y el valor demostrado por los vencidos fue alabado igualmente por los oficiales españoles que por los norteamericanos. Incluso un grupo de 153 náufragos logró llegar a Santiago para incorporarse a las tropas de defensa.

Hispanista revivido.