El embajador de Cuba en España pide para su país un cambio económico próspero

 

El embajador de Cuba en España, Eugenio Martínez Enríquez pidió hoy para su país una transformación económica “próspera y sostenible”, a pesar de considerar que ya tiene un “alto nivel de desarrollo social”.

En un desayuno informativo celebrado junto a empresarios en Madrid en el que el tema principal fue la actualización del modelo económico del país caribeño Martínez explicó que el desarrollo social consiste en que todos los niños vayan a la escuela, no sufran malnutrición y gocen de una sanidad universal.

No obstante, admitió que el modelo cubano “necesita ser más eficiente”.

Cuando el diplomático se refiere a crear un “sistema sostenible” no solo alude al medio ambiente, sino a una economía “que cree riqueza en el tiempo”.

Para esa transformación, Eugenio Martínez propone medidas inmediatas como equilibrar la balanza de pagos, mejorar la motivación y la productividad en el trabajo y promover el trabajo por cuenta propia, ya que “el modelo cubano necesita ser más eficiente”.

En ese impulso para que haya más trabajadores por cuenta propia, Martínez dijo que de los cuatro mil restaurantes en Cuba que son propiedad del Estado, se espera que los trabajadores se conviertan en propietarios de los establecimientos y que solo queden unos trescientos en manos del Gobierno de Raúl Castro.

Asimismo, el embajador recordó que la economía cubana funcionaría mejor “si no tuviera el peso de la deuda externa” y dijo que los problemas estructurales del país “deben ser atenuados con inversión extranjera”.

Martínez sugirió que la inversión extranjera óptima debería alcanzar el treinta por ciento del PIB cubano y recordó que España es el tercer socio comercial de su país, con una presencia de doscientas empresas.

Los obstáculos más urgentes del Gobierno de Castro son la factura eléctrica, ya que el Estado subvenciona la electricidad, la poca productividad agrícola, con “960.000 hectáreas ociosas” y la baja natalidad, que actualmente se sitúa en una media de 1,68 hijos por mujer y que “sería óptimo” si se situara en una media de 2,50 hijos por mujer.

El 18,3 por ciento de la población cubana tiene sesenta años o más, explicó el embajador, que dijo que el envejecimiento poblacional es “un serio problema, que es parte de nuestro propio éxito”, en referencia a la sanidad en su país.

Preguntado sobre las relaciones con Venezuela tras la apertura de relaciones de Cuba con Estados Unidos, el embajador dijo que “la lealtad y el reconocimiento al Gobierno de Nicolás Maduro es infinita y esa relación supera cualquier vínculo comercial”.

Deja un comentario