A pesar de los atentados en Europa, Merkel no se arrepiente

Alemania superará «esta prueba histórica», aseguró esta mañana la canciller en rueda de prensa

Merkel, afirmó Alemania está «en guerra contra el Estado Islámico», algo que consideró «indiscutible», pero dejó claro que no está «en ninguna guerra contra el islam».

En ese contexto, volvió a defender la política de acogida de quienes huyen de la guerra y la persecución y garantizó que se reforzarán las medidas de seguridad.

A los que cometieron los atentados de Würzburg y Ansbach «no les importó nada que haya refugiados que de verdad precisan nuestra protección», apuntó Merkel, en una comparecencia ante los medios, tras los ataques cometidos la pasada semana en dichas ciudades de Baviera, en ambos casos por peticionarios de asilo.

Lamentó la «inseguridad generalizada» que han provocado los atentados, protagonizados por refugiados, y subrayó que la responsabilidad del Estado es restaurar la confianza de los ciudadanos.

Merkel ha advertido de que precisamente son los terroristas quienes quieren extender el «odio» y el «miedo» entre culturas y religiones.

«Los terroristas quieren hacernos perder de vista lo que es importante, romper nuestra cohesión y nuestro sentido de comunidad, así como alejarnos de nuestra forma de vida, nuestro aperturismo y nuestra voluntad para acoger a personas necesitadas», ha afirmado Merkel en una rueda de prensa.

La canciller presentó un plan de nueve puntos con muchas de las medidas ya en marcha y que incluye, por ejemplo, facilitar las expulsiones de extranjeros sin derecho a asilo o de refugiados que delincan e implicar al Ejército en los casos de alerta terrorista.

Hispanista revivido.