San Sebastián, en el corazón de Euskadi, es el lugar elegido por la comunidad musulmana para abrir la primera universidad islámica de España

rashid
Imagen de Rachid Boutarbouch, responsable de la universidad islamista de San Sebastián.

El centro impartirá sus clases a través de internet pero contará con una sede física dentro del centro cultural islámico de Donostia. Tiene previsto iniciar su actividad el 1 de octubre el presente curso (2016-2017) con docencia únicamente en árabe.

La formación se oferta en dos niveles: grado y maestría/doctorado. Los estudios de grado versan sobre “las ciencias islámicas y la lengua árabe”. Mientras tanto, la formación de segundo ciclo trata sobre “la ciencia forense y árabe“, según detalla la página web del centro.

Su director, Badar Hijra, explica a CAMPUS que esta institución opera como un centro franquiciado de la Universidad Islámica de Minesota (EEUU). “No se trata de un título oficializado por la Aneca pero la oficialidad del título se la da la universidad de Minesota”, indica.

Al igual que sucede en cualquier universidad española, “pedimos unos estudios de bachillerato para el grado y una licenciatura para poder cursar los estudios de máster o doctorado“, cuenta Hijra.

La facultad, que se ha gestado gracias a un acuerdo del centro cultural islámico de San Sebastián, se encuentra preparando los inicios del curso académico. “Estamos recibiendo muchas llamadas de alumnos que se interesan por los cursos“, reconoce.

De acuerdo con la página web del centro, la iniciativa surge de la colaboración del profesor doctor Waleed Al-Maneese de la universidad islámica de América, con sede en Minesota, que busca expandirse en Europa a través de distintos centros, coordinados a nivel europeo por el doctor Rachid Boutarbouch. Además de en España, la Universidad Islámica ofrece cursos en Alemania, Francia e Italia.

El ideólogo en Estados Unidos

El promotor de este proyecto, Waleed Al-Maneese, vive en Minesota (EEUU). Es licenciado en lengua árabe por la Universidad de Alejandría en Egipto, master cum laude en Jurisprudencia Islámica de la American Open University y doctorado en jurisprudencia islámica de la Fundación Teológica.

En la actualidad, es miembro del Comité Permante de la Fetua (una asociación de especialistas en leyes islámicas), de la Asamblea de Juristas Musulmanes en América, vicepresidente de la Islamic University de Minesota, miembro del comité educativo de la American Open University, presidente del consejo del centro islámico Dar-al-Farooq e imán.

Al-Maneese cuenta con una amplia producción intelectual a lo largo de su dilatada carrera como estudioso de las enseñanzas del islam. Algunas de sus publicaciones, que pueden consultarse en línea, versan sobre la temática de la mujer y el islam. Por ejemplo, en su artículo Mujeres y Educadión- Asuntos contemporáneos relacionados con las mujeres fuera de las tierras del islam aborda temas como la interacción entre hombres y mujeres, las circunstancias y el modo en el que personas del sexo opuesto pueden mirarse, enumera las circunstancias en las que una mujer podría viajar sola y “advierte sobre los peligros de la educación mixta“.

El director: Rachid Boutarbouch

Mientras tanto, el responsable del centro a nivel europeo, Rachid Boutarbouch, es un ciudadano marroquí que actúa como organizador del movimiento islámico Justicia y Espiritualidad (cuyo nombre también se traduce por Justicia y Caridad) en España.

Según el Documento Marco, Movimientos Islamistas en España, elaborado por del Instituto de Estudios Estratégicos (IEEE), adscrito al Ministerio de Defensa, Boutarbouch es un “firme defensor de la implantación de la ley islámica en los países musulmanes”. Durante su carrera ha venido ocupando distintos cargos entre los que destacan el de asesor de la Federación Islámica de la Región de Murcia, y miembro fundador de la Liga Mundial de Ulemas desde el año 1994.

Desde el centro en España, Hijra defiende que “no existe ninguna vinculación entre el partido Justicia y Espiritualidad y el centro“. Asimismo, sostiene que el nombramiento de Raschid Boutarbouch como coordinador de esta institución a nivel europeo debe a que se trata de una persona que “entiende muy bien la realidad occidental porque ha vivido muchos años en Granada, que puede trabajar con este tema y que lo va a hacer muy bien”.

Un conocimiento de la realidad occidental que también extiende a la elección de la Islamic University de Minesota como centro matriz para esta franquicia en España. “No elegimos un acuerdo con centros de países árabes porque estos no conocen la realidad Europea u occidental“, asegura Hijra.

Movimiento Justicia y Espiritualidad

La posición destacada de Rachid Bouterbach en la cabeza de Justicia y Espiritualidad en España es conocida por los servicios de seguridad españoles. El IEEE lo define como un “movimiento islamista considerado ilegal, aunque tolerado” en el país vecino, y enumera así sus características:

  • Establecimiento del segundo Califato
  • Fuerte componente político
  • Oposición a la figura del Rey [de Marruecos] como Comendador de los Creyentes
  • Importancia de la actividad social y especialmente de la educación
  • Condena de la violencia. Toda violencia debe ser evitada
  • Defiende la Jihad, como la décima virtud, orientada a la construcción de un Estado Islámico y posteriormente un Califato Global

Sin embargo, dicho documento aclara que, “aunque Justicia y Espiritualidad no propugna el uso de la violencia, ni el terrorismo, los mensajes difundidos pudieran no contribuir a la integración social y pueden ser la puerta a procesos de radicalización“.

El estudio sostiene también que la “interpretación extremista de los mensajes puede acrecentar la sensación de injusticia, de culpa o el victimismo de algunos miembros”. A continuación, señala alguno de los casos destacados como una operación policial en Trieste (Italia) en la que se detuvo a ocho personas acusadas de fraude fiscal y en cuyo desarrollo se encontró propaganda yihadista, de las cuales se sospecha que una impartió clases a Imanes en la Región de Murcia. Unos hechos niega la Federación Islámica de la Región a la que pertenece Raschid Boutarbouch.

Asimismo, el informe recoge que dos miembros de Justicia y Espiritualidad fueron detenidos por las autoridades marroquíes cuando pretendían colocar una bomba casera bajo un autobús turístico en la localidad marroquí de Meniquez.

Alejamiento de las tesis polémicas

Ante el entramado de relaciones entre su director europeo, Boutarbouch, Justicia y Espiritualidad, elementos extremistas y la defensa de posturas que abogan por la implantación de la sharía, el director de los estudios en España, Badar Hijra, insiste que la finalidad del centro es la contraria.

El director Hijra señala la doble finalidad para la creación de este centro: “Se busca el fomento del diálogo y la convivencia entre distintas culturas para fomentar la integración con el desarrollo de actividades espirituales y culturales” y señala que pretenden abrir un “espacio muy amplio para que los jóvenes musulmanes reciban estudios, aprendizaje y formación mejor de la que pueden tener en internet dónde existen lecturas extremas que no sabemos de dónde provienen ni quién la ha escrito”, zanja.

Deja un comentario