Los descendientes de gallegos en Cuba ya pueden inscribirse en el programa anual organizado por la Junta de Galicia

Permite el viaje gratuito a España de los descendientes de gallegos. Este año se ofertan 9 plazas para Cuba

La novedad en la edición de este año es que se adelanta la publicación de la convocatoria (en el Diario Oficial de Galicia del 17 de diciembre) con el objetivo de que los solicitantes puedan resolver lo antes posible los trámites para la realización del viaje.

El Diario Oficial de Galicia publica en su edición del 17 de noviembre la resolución por la que se regula y convoca el programa ‘Reencontros na casa’ para residentes en el exterior, durante el año 2016, de la Secretaría Xeral da Emigración, que dirige Antonio Rodríguez Miranda.

La novedad en la edición de este año es que se adelanta la publicación de la convocatoria, con el objetivo de que los solicitantes puedan resolver lo antes posible los trámites administrativos que puedan surgir en el país de residencia y, sobre todo, puedan planificar con la mayor antelación posible la organización y logística (familiar, sanitaria, personal) del viaje.

El plazo para solicitar estas ayudas finaliza el próximo 29 de febrero.

Esta iniciativa tiene por objeto ofrecer la posibilidad de acercar a su tierra y a su familia a los gallegos residentes en los diferentes países de Iberoamérica. A través de este programa se facilita que estos emigrantes tengan la oportunidad de redescubrir sus raíces y, al mismo tiempo, los ponen en contacto con la realidad actual de Galicia, casi siempre en los mismos lugares en los que nacieron. Para algunos de ellos, de hecho, es el primer retorno a su tierra de nacimiento, desde que iniciaron su nueva vida en otros países.

El programa establece la concesión de ayudas por el valor del 60 por ciento del coste del pasaje, entre sus países de residencia y Santiago de Compostela, excepto en el caso de “países en los que existan dificultades para acceder a las divisas necesarias para sufragar la parte que debe abonar la persona beneficiaria, debido a dificultades en la política de cambio”. En estos casos, la Administración gallega podrá sufragar hasta el 100 % del coste del pasaje.

El papel de la Administración gallega, además de sufragar la parte correspondiente del pasaje, es el de velar por su salud en el traslado y organizar con las familias el reencuentro. Una vez realizado este, son ellas, las familias, las encargadas del mantenimiento y hospedaje de los beneficiarios de la iniciativa. La duración de la estancia en Galicia no puede prolongarse en ningún caso más allá de los tres meses.

Incremento en lo social

Las condiciones que se establecen en la edición de este año del programa no varían respecto a años anteriores, pero sí el número de plazas, que aumenta hasta las 204. Se trata de una nueva apuesta del Gobierno gallego por incrementar, ahora que ya se ha superado el período de incertidumbre económica, las líneas de actuación social que benefician directamente al ciudadano.

Las 204 plazas están divididas por países. Así 90 corresponden a residentes en Argentina, 60 en Uruguay, 19 en Brasil, 14 en Venezuela, 12 en Cuba y 9 en otros países.

Para beneficiarse del programa, el solicitante debe acreditar tener nacionalidad española y ser emigrante gallego o hijo de emigrante gallego, residir en Iberoamérica, tener por lo menos 65 años, ser válido por sí mismo y estar en condiciones de realizar un viaje de larga duración, no haber participado en últimos cinco años naturales en programas de viajes de la Secretaría Xeral da Emigración, tener familiares de hasta cuarto grado de consanguinidad o afinidad con los que puedan residir durante su estancia en Galicia, así como tener ingresos inferiores a tres veces el importe de la pensión asistencial española por ancianidad marcada para el país de residencia (cantidad distinta a la correspondiente en España). Igual, pueden beneficiarse los cónyuges de los emigrantes gallegos que cumplan algunos de estos requisitos, según establece la orden reguladora del programa.

Un programa solidario

Aunque los participantes deben tener por lo menos 65 años, hace falta subrayar que la media de edad del contingente supera siempre con creces esta cifra, hasta alcanzar los 75 y más. Es habitual que cada año vengan varios participantes que llevan décadas sin pisar la Galicia territorial o que incluso no lo han hecho desde su infancia.

Deja un comentario