ACLARACION HISTORICA Y TESTIMONIO DEL COMANDANTE DR. ARMANDO FLEITES

París, 16 de diciembre de 2015.

Querida Ofelia:

Durante las vacaciones de verano pasadas en América, tuve el honor de conocer a un hombre extraordinario. Se trata del Comandante Dr. Armando Fleites. Es un señor de carácter elegante, cuya conversación es agradable; habla pausadamente y sus análisis sobre la historia de nuestra Patria son profundos y precisos. En ellos no existe el espíritu de revancha o rencores, como tampoco la demagogia o el egocentrismo, que desgraciadamente tanto abundan hogaño. Para resumir: fue un placer dialogar con el Comandante Dr. Armando Fleites. Le pedí su opinión sobre la Historia Oficial proclamada por el régimen cubano y el testimonio sobre algún hecho histórico importante del cual fue testigo. A continuación te envío sus declaraciones divididas en esas dos partes.

-Importante y necesaria aclaración histórica.

“Es frecuente que los vencedores escriban la historia y lamentablemente los que aspiran a dictadores, cuando logran su meta, cambian distorsionan y falsifican la historia para satisfacer y alcanzar sus objetivos de ambiciones de poder absoluto y cimentar una mística con las colectivización y masificación de los pueblo.

Ese fue el primer paso especifico de Fidel Castro quien de inicio, imitando a la gran mentira de la revolución rusa, permitió que se divulgara que la insurrección cubana fue realizada exclusivamente por él y el Movimiento 26 de Julio que él dirigía, dejando al mismo tiempo que todos los medios de propaganda se inclinaran al culto hacia su personalidad de una parte, y de otra parte negaran los principios democráticos por los que se había convocado a la insurrección.

La verdad histórica es que en el proceso de siete años de lucha contra la dictadura militar el Movimiento 26 de Julio fue una de las diferentes organizaciones revolucionarias y cívicas que participaron, como fueron la Federación Estudiantil Universitaria ( FEU), el M.N.R. del profesor García Barcena, la Triple A y la OA de los Auténticos , el Directorio Revolucionario, la Conspiración Militar de los Puros, la Resistencia Civil, y el Segundo Frente Nacional del Escambray que liberó las montanas villareñas.

Por tanto Fidel Castro se apropió de una insurrección que con sangre y sacrificio fue realizada por muchos cubanos patriotas y diferentes organizaciones revolucionarias y cívicas.

Por tanto Fidel Castro negó y traicionó los postulados de libertad y democracia que fueron las banderas de lucha con las que se convocó al pueblo, para en su lugar establecer y mantener una dictadura comunista utilizando la mentira, el engaño, la fuerza y el terror.

Por tanto muchos de los combatientes de las montañas, del ejército rebelde, de la clandestinidad y de la resistencia cívica por disentir del régimen fueron acosados, perseguidos, fusilados o obligados a marchar al exilio acusados de traidores. Pero el tiempo y los hechos han demostrado que Fidel Castro es el verdadero traidor y el verdadero contrarrevolucionario.

Hay que volver a la verdadera historia y al Apóstol de nuestra Independencia José Martí, porque como dice el escritor italiano Claudio Albertani “la historia es un territorio en disputa donde se despliegan las pasiones del presente y se afinan las aspiraciones del futuro”.

-La muerte del Comandante Paco Cabrera en Venezuela.

“Era la segunda semana del mes de enero de 1959, acababa de triunfar una insurrección contra una dictadura militar ya través de Celia Sánchez recibimos una llamada telefónica en la que nos comunicaba una invitación del Comandante Fidel Castro para que una delegación del Segundo Frente Nacional del Escambray lo acompañara en su viaje a Venezuela porque había sido invitado por el gobierno provisional del Almirante Wolfgan Larrazabal.
4Aceptamos la invitación y se designó una delegación integrada por el Com. Eloy Gutiérrez Menoyo, Com. Lázaro Asensio, Cap. Roger Rodríguez, el Prof. Luis Martínez y el que escribe, Com. Dr. Armando Fleites.

En la mañana del 18 de enero salimos de La Habana rumbo a Venezuela en el avión Bristol-Britania de la Compañía Cubana de Aviación y para sorpresa nuestra tuvimos que demorar el aterrizaje en el aeropuerto Maiquetía porque una gran cantidad de damas venezolanas vestidas de rojo y negro, símbolo del Movimiento 26 de Julio, estaban ocupando la pista para recibir a Fidel Castro y a los representantes de la revolución cubana.

El pueblo venezolano cargó en hombros a los oficiales rebeldes cubanos hasta la caravana que los llevaría a la capital y en el trayecto vimos la carretera ocupada por el pueblo que nos tiraban flores constantemente.

Nos dirigimos a la Plaza del Silencio donde una inmensa multitud de venezolanos civiles y militares se congregó para mostrar su respaldo a la Cuba liberada.

Se realizó un meeting extraordinario y todos los sectores sociales de Venezuela rindieron homenaje a sus hermanos cubanos. Tal parecía que el que había aterrizado en Venezuela era el libertador Simón Bolívar. Recibimos enormes muestras de cariño de toda la población y circulamos en Caracas con nuestras barbas uniformes y armamentos. Castro fue recibido por Larrazábal, el que le obsequió varios rifles FAL Belgas.

Se celebró una brillante recepción en la Embajada Cubana y un gran acto en la Universidad Central de Caracas, donde una inmensa juventud estudiantil emocionada se identificó con la lucha de nuestro pueblo.

Tras varios días espectaculares nos trasladamos por la noche al aeropuerto de Maiquetía para el retorno y estando en los primeros asientos del avión. conversando con Celia Sánchez llegó el Com. Paco Cabrera jefe de la escolta de Fidel y Celia le preguntó si había traído al avión los rifles regalados por Larrazábal y éste le contestó que no, estaban en el C-46 que integraba la flota aérea y que era poca la diferencia de tiempo que los separaba, pero Celia dijo que Fidel quería que los rifles estuvieran en el Bristol-Britania y ordenó a Paco que fuera a buscarlos antes de partir.

Después de un tiempo se me acercó un joven médico de la Marina revolucionaria que estaba a cargo de la atención profesional del viaje y me dijo que Paco Cabrera había tenido un problema y que invitara a Fidel a bajar.

Yo se lo comuniqué a Fidel y acompañado por nosotros y dos ayudantes bajamos la escalerilla del avión y a muy poca distancia contemplamos un charco de sangre, un brazo desprendido del cuerpo y masa encefálica en el pavimento de la pista. No era necesario ser médico para saber que Paco había muerto succionado por la propela del avión. Miré hacia Castro, que en el momento exclamó, “que muerte más ridícula, eso le pasa a los imbéciles y a los idiotas”. Acto seguido ordenó a sus dos ayudantes que se quedaran para transportar el cadáver al día siguiente.

Retornamos al avión sin una frase de condolencia o recuerdo por parte de Fidel y durante todo el viaje la delegación del Segundo Frente estuvo conversando con Castro. Éste comentaba que había sido defraudado en la entrevista con el presidente electo Rómulo Betancourt y hablaba de otros temas más, menos de Paco Cabrera.

Al arribar a la Habana mis compañeros me encontraron preocupado y me preguntaron por qué. Yo les hice el relato de lo que había sucedido y les añadí que “percibí la imagen insensible de un monstruo”. Comandante Dr. Armando Fleites.

Como de costumbre, te ruego que hagas circular la presente crónica entre amigos y familiares, para poner nuestro granito de arena en lo que se refiere a la divulgación de la verdad histórica de lo que ha ocurrido en nuestra sufrida Patria.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Hispanista revivido.