DLM – Españoles de Cuba

Hispanidad

Los españoles de Cuba no pueden ejercer sus derechos como cubanos pero sí pueden hacerlo como espanoles que son. Si llegaran a organizarse en alguna formación política podrían exigir a través de sus representantes leyes que observasen el cumplimiento de sus derechos. La primera debería ser que las empresas españolas radicadas en la isla les beneficiasen -o al menos les tuvieran en cuenta- a la hora de seleccionar y contratar su empleomanía.

Hispanidad es una expresión con múltiples significados, que alude al conjunto de personas, países y comunidades que comparten el idioma español y poseen una cultura relacionada con España. El término existe desde antiguo pero fue resignificado por el filósofo español Miguel de Unamuno en 1909 y retomado en el periodo de entreguerras por corrientes tanto nacionalistas como de derecha y reaccionarias. Se identificaría a partir de entonces con el catolicismo y se vincularía con la noción significada por el Día de la Raza.

Historia del término e idea de Hispanidad

La palabra “hispanidad” existe desde antiguo. Se ha encontrado en el Tractado de orthographía y accentos en las tres lenguas principales de Alejo Venegas, impreso en 1531, utilizada con un significado que alude al estilo de la expresión lingüística. Con un significado similar la incluye el Diccionario de la Real Academia Española en su edición de 1803, definiéndola como sinónimo de “hispanismo”, a la que a su vez define como “modo de hablar peculiar de la lengua española”.

A principios del siglo XX la palabra surgió con nuevos significados, atribuyéndose al filósofo español Miguel de Unamuno su reintroducción en 1909. El 11 de marzo de 1910 Unamuno la utilizó en un artículo publicado en el diario La Nación de Buenos Aires titulado “Sobre la argentinidad”, para comentar elogiosamente el libro La restauración nacionalista del pensador radical argentino Ricardo Rojas (el propio Rojas publicaría en 1916 un libro titulado La argentinidad).3 Allí comparó la palabra “hispanidad” con otras expresiones equivalentes como “argentinidad”, “americanidad”, “españolidad” e “italianidad”. Unamuno asoció la expresión a la variedad de pueblos que hablan el mismo idioma español, hecho al que limita la idea de “raza”, y le confiere un sentido igualitario cuestionando la idea de “Madre Patria” asignada a España para sostener que hay que habría que hablar de “hermanas” para referirse a las repúblicas sudamericanas “y dejarnos de primacías y maternidades”.