Sola, enferma y desesperada, “Quiero abrazar a mis hijas en estos duros momentos”

 

  • Una mujer cubana de origen ourensano, enferma de cáncer, pide que el Consulado español permita que parte de su familia la visite en Vigo
  • Vino a España por uno de los numerosos programas de la Xunta que intentan renovar los vínculos entre la diáspora y Galicia

Su nombre es Aleida Naval Santos, nieta de emigrantes gallegos en Cuba. Vino de viaje a Ourense para conocer sus raíces y a su familia, dejando en la isla a sus dos hijas, Gretchen y Grettel. Este viaje empezó hace tres años, pero no tuvo un retorno. Tras un tiempo con fatiga, Aleida fue al centro de salud en Allariz, localidad donde residía, y luego de sucesivos exámenes, llegó el terrible diagnóstico: leucemia mieloide aguda, un tipo de cáncer que produce, de manera anormal, cierto tipo de glóbulos blancos, rojos o plaquetas.

Empezó el tratamiento en Ourense, donde recibió un trasplante de médula ósea, pero luego fue derivada a Vigo, ciudad donde vive actualmente, en un piso compartido pero sin su familia cerca.

Aleida está pasando sola su recorrido por esta enfermedad y no puede disfrutar de la compañía de sus hijas desde hace tres años; todo ello porque le fue denegado el visado a una de ellas, la que intentó llegar a España.

Afortunadamente, su prima ourensana María José Naval, ha sido un gran apoyo para ella junto con otra que ambas comparten en Alemania. Las dos intentaron, por todos los medios, traer a Gretchen a España este año, durante sus vacaciones universitarias, para que viese a su madre. La organización del viaje corrió a cargo de las primas, con todo el desembolso económico que ello supone: “Teníamos los billetes de avión comprados y todo listo para que viniese, sólo faltaba que el Consulado español le diese el visado para salir de Cuba”, manifiesta María José Naval.

Pero Grethcen no podrá pasar las vacaciones con su madre enferma. Al parecer, denegó a la muchacha su visado alegando que su objetivo no era venir a España de vacaciones, sino que pretendía quedarse de manera indefinida en el país.

Movilización familiar

Ante la negativa de la Administración española a dejar entrar a Gretchen, toda su familia se movilizó tanto, en Cuba como en España. Su hermana, Tamy Naval Fernández, escribió una carta al Consulado apelando a su situación y a los derechos humanos que deberían regir en estos casos. La propia Aleida solicitó una cita para que su hija pudiese hablar con el cónsul general de España en Cuba y explicar su situación pero “la rechazaron por no haberla presentado en el documento que correspondía”, lamenta la propia Aleida.

Con todo, la familia de esta mujer de origen ourensano y ella misma no desesperan en el intento de conseguir traer a su hija a España. María José Naval ha empezado una campaña en las redes sociales para conseguir, “de una vez por todas”, dice, que esta cubana de ascendencia española pueda disfrutar de sus hijas en estos momentos tan difíciles.

La enfermedad de Aleida no le permite viajar, pero su desesperación le ha hecho pensar en abandonar el tratamiento en España y regresar a su país: “Sé que sería un suicidio pero yo quiero abrazar a mis dos hijas y tenerlas junto a mí en estos duros momentos”.

La esperanza es lo último que se pierde, y Aleida toma fuerzas cada día por seguir adelante con el único pensamiento de quYe algún día podrá recuperarse del todo y podrá volver a reencontrarse con sus hijas, ya sea en la isla de Cuba o en España.

Deja un comentario