Alemania se llevó la peor parte durante la II Guerra Mundial

La destrucción física del continente europeo fue mayor a la de otras guerras a lo largo de la historia

Alemania se llevó la peor parte, aunque sólo al final de la guerra. Algunas ciudades fueron arrasadas por los bombarderos aliados. Berlín, protagonistas de la última y desesperada batalla de las tropas nazis, fue reducida a escombros. En este vídeo puedes ver cómo estaba la ciudad en 1945: a todo color y en alta definición. Algunas imágenes, remasterizadas todas ellas, son inéditas.

Las fuerzas aéreas británicas y americanas destrozaron unos 3,6 millones de viviendas alemanas —es decir, alrededor de una quinta parte de todos los espacios habitables del país—. En términos absolutos, el daño a dichos espacios fue casi 18 veces mayor que en Gran Bretaña. Algunas ciudades en particular sufrieron más que el promedio. Según las cifras de la Oficina Estadística del Reich, Berlín perdió más del 50% de los locales habitables, Hannover el 51,6%, Hamburgo el 53,3%, Duisburgo el 64%, Dortmund el 66%, y Colonia el 70%.

Hispanista revivido.