El autor destaca el éxito del informe elaborado por el CEEDPA y juzga positivamente su aplicación por las autoridades cubanas

Vuelve a tratar el caso de Carlos Manuel Figueroa

Ernesto Vera

Esta semana será de las pocas que nunca olvidaré. Han llegado buenas noticias que apuntan a que el Informe Anual del CEEDPA sobre las Violaciones de los Derechos Humanos 2015 ha tenido un alcance mayor del que esperábamos. Y es que el régimen de Raúl Castro, que durante nuestro monitoreo accedió a darnos su opinión fundamentada sobre lo sucedido y aportar elementos de valor a nuestro trabajo, ha seguido algunas de nuestras recomendaciones.

Durante las últimas semanas se ha conocido que los Ex – Presos Políticos de la llamada Primavera Negra del 2003 ya podrán viajar libremente, a pesar de que continúan bajo licencia extra penal. La noticia ha sido confirmada y a los que trabajamos en el Informe, nos es grato saber que la mayoría de los once presos políticos del grupo de los 75 que aún quedan en Cuba ya podrán ejercer libremente un derecho humano universal.

También he visto como en videos subidos por la UNPACU en YOUTUBE los médicos le están entregando los certificados de lesiones a los opositores que son reprimidos por la Policía Política. Antes se maniobraba para impedir que las víctimas tuvieran acceso a algo tan elemental, ahora se han cambiado los métodos para bien.

Y fue esa otra de nuestras exigencias del pasado informe correspondiente al año 2014.

Otra grata noticia llegó un poco antes con las liberaciones de Hugo Damián Prieto y Carlos Manuel Figueroa, ambos presos injustamente, aunque por diferentes razones. El CEEDPA estuvo haciendo campaña en favor de ellos desde que cayeron en prisión.

Pero aunque Carlos Manuel Figueroa ya se encuentra libre otra vez, las causas que llevaron a su confinamiento están en pie, y a una de ellas me voy a referir en este post, que será el primero de unos cuantos que dedicaré al tema de Refugiados Políticos en Cuba: un tema escabroso y oscuro. Creo que sólo investigando a fondo saldrá toda la suciedad que cubre a un Programa destinado a dar protección fundamentalmente a perseguidos por motivos políticos y que se ha convertido en una burla a la inteligencia y a la justicia.

Justamente en esta semana John Kerry tuvo una audiencia en el Congreso y fue increpado por el Representante por la Florida Mario Díaz Balart pues no se han observado cambios sustanciales en materia de Derechos Humanos en la Isla como para seguir avanzando en las relaciones con el régimen.

Allí Kerry mintió y aseguró que en los próximos días Raúl Castro liberaría a 5 presos políticos en Cuba e incluyó nada más y nada menos que a Carlos Manuel Figueroa.

Por supuesto que Mario Díaz Balart ignora todos los detalles de este caso y por eso no dio la respuesta que se merecía este funcionario.

Primeramente hay que decir que Carlos Manuel Figueroa fue uno de los presos liberados en diciembre del 2014 y fue llevado a Prisión a petición de la propia Embajada de los Estados Unidos en la Habana simplemente porque este ex preso político saltó la verja y pidió, desesperado porque el Departamento de Refugiados Políticos denegó su solicitud de asilo.

En vez de conversar con él y disuadirlo de que abandonara la sede o simplemente sacarlo valiéndose de los guardias que en la sede trabajan, la Embajada optó por entregarlo a la dictadura.

Es que acaso el Cónsul norteamericano pensó que la Policía Política le iba dar una palmadita a Carlos Manuel y luego invitarlo a comer dulces? No lo creo. Quienes injustamente denegaron la petición de asilo a sabiendas de que se trataba de un opositor que no tenía medios para subsistir sabían bien que el destino sería la cárcel. Y así fue.

Según Kerry los supuestos 5 presos que serán liberados deben su suerte al Departamento de Estado. Al menos en el caso de Carlos Manuel Figueroa no ha sido así pues fue la propia Embajada quien lo entregó a la dictadura, y los únicos que hicimos realmente algo efectivo para su liberación fue la Comisión que lidera Elizardo Sánchez SantaCruz, el Movimiento Opositores por una Nueva República de Díaz Silva y el CEEDPA.

Únicamente nosotros, a través de nuestros Informes y denuncias presionamos de manera efectiva para que Carlos Manuel Figueroa fuese puesto en libertad el pasado 20 de enero del 2016.

Puedo dar fe de cómo presioné a varios líderes de la oposición cubana y hasta a Radio y TV Martí para que publicaran el caso de Figueroa. Muchosde ellos se negaron, otros guardaron silencio. Tengo pruebas sobradas para demostrar hasta qué punto están plagadas de mezquindad y parcialidad varios líderes y agencias de noticias. Ahí están las redes sociales, para revisar cuántos de la oposición y la prensa independiente fueron los que dedicaron aunque sea un solo mensaje en Twitter.

Recuerdo que tuve hasta que publicar una Carta Abierta a dos colegas que estimo mucho: Ángel Moya Berta Soler para que se pronunciaran sobre el caso de Figueroa, pues consideré que lo hecho hasta el momento por ellos no era suficiente.

Por supuesto que yo jamás he cruzado una palabra con Carlos Manuel Figueroa, nunca lo he visto personalmente, pero eso no me impedía alzar mi voz ante tanto silencio cómplice.

Reitero que esta es sólo la primera parte de un profundo trabajo de investigación que he realizado y dónde sacaré a la luz todas las injusticias y graves violaciones que se cometen desde el Departamento de Refugiados Políticos perteneciente a la Embajada de los EEUU en la Habana y cómo este tipo de mala conducta podría afectar o dar al traste con la débil alianza que Obama está sosteniendo con el régimen de Raúl Castro.

Más información sobre la oposición en Cuba:

Doraisa Correoso Poso, una de las opositoras más valientes en Cuba ha sido brutalmente golpeada por la Policía Política e ingresada de Urgencia en el Hospital Provincial de Santiago de Cuba.
Los quieran contactar con Doraisa pueden hacerlo a través de su movil 53935059

Deja un comentario