Así lo expresa Pedro Ignacio Altamirano, el alma y presidente de la Asamblea Nacional Andaluza, una entidad a imagen y semejanza de la catalana ANC.

  • Convocan a marcha el 4 de diciembre, Día de Andalucía.

bandera-del-ana

“Queremos un Estado soberano, republicano, democrático y social”, detalla el presidente de la ANA que recuerda la autosuficiencia andaluza en tiempos de los Tartessos y, posteriormente, del esplendor del Califato.

”Catalunya no será independiente sin Andalucía”, advierte Altamirano quien defiende la “reorganización” del nacionalismo andaluz en dos formaciones. Una primera de carácter civil, como es la ANA y otra articulada como un partido político, bautizado como “Somos Andaluces”. Dos herramientas que Altamirano considera imprescindibles para dar cancha y estructura al “renacido nacionalismo andaluz”. “Andalucía no tiene ni representantes en el Congreso de los diputados desde la desaparición electoral del Partido Andalucista, el PSOE ha matado con el andalucismo tibio el nacionalismo andaluz”, critica.

1500 simpatizantes en sólo un mes de andadura política

”Algo se está moviendo en Andalucía, llevamos apenas un mes y somos más de 1500 adheridos”, enfatiza Altamirano, quien se muestra convencido que el soberanismo andaluz crecerá muy rápidamente. Según su teoría, el Estado no podrá aguantar que “se subleve la colonia del Sur y entonces no tendrá más remedio que negociar con Andalucía y Catalunya”.

“Por eso es importante que Catalunya y los catalanes sepan que en Andalucía también hay un soberanismo creciente y que hay que ayudarse, con Andalucía y Catalunya unidas no podrán, claudicarán y deberán negociar”, insiste. “Catalunya no puede hacer sola el sendero de la libertad; Catalunya debe saber que solo si se apoya en Andalucía, si ayuda a despertar las ansias de libertad del pueblo andaluz, tendrá en el sur a su mayor aliado en la libertad colectiva”, escribe y sentencia Altamirano.

Para el presidente e impulsor de la ANA, es “imprescindible defender la independencia y la República de Andalucía para poder desarrollar todas las capacidades de la nación”. “Cuando el pueblo andaluz se levanta y va unido consigue sus objetivos”, destaca. “Nunca hay que marginar a los andaluces porque entonces explotan”. En este sentido, Altamirano pone como ejemplo el 4 de diciembre de 1977, cuando los “andaluces se pusieron en pie” para reclamar “su derecho a decidir su futuro político”, en referencia a la demanda de ser una autonomía de plena competencia. De hecho, en las manifestaciones de entonces murió por la acción policial del postfranquismo un joven activista andaluz, Manuel José García Caparrós, “un héroe del nacionalismo andaluz”.

Precisamente, el 4 de diciembre de este año, “Día nacional de Andalucía”, la Asamblea andaluza ha convocado una gran manifestación en Sevilla como una “primera muestra de crecimiento del soberanismo andaluz”, en el que participarán tanto Somos Andaluces como históricas entidades entre las que destacan el Sindicato Andaluz de Trabajadores. “La manifestación será histórica”, pronostica.

Quico Sallés, de La Vanguardia.

Deja un comentario