Los ciudadanos de a pie no confían en que el proceso con EEUU les reporte beneficios.

“Yo no espero nada nuevo en diez años. Debe irse la generación que hizo la revolución”.

Cuba ha levantado un huracán mediático por razón de su restablecimiento de relaciones diplomáticas con su ex enemigo, EEUU. Muchos cubanos creen que la nueva convivencia de Cuba con el ex «imperialismo yanqui» se ejecutará a ritmo de boleros y con susurros en las orejas dado que ambos mandatarios, Raúl Castro y Obama, son buenos bailadores. Pero no se descartan los pisotones que despierten ira temporal.

FABRICIO ORTIZ. Profesor universitario.

«El Gobierno cubano va a manejar las relaciones con EEUU con dosis homeopática, pero al menos espero que los cambios económicos internos los ejecute con prontitud porque cada día se hace más difícil sobrevivir. Hay mucha gente que cree que todo va a mejorar el día que vengan turistas americanos. Pero ese turismo a quien favorece es al Estado y al nicho de personas que alquilan habitaciones, o sea, a un tanto por ciento de cubanos de a pie”.

“El único beneficio que la apertura me ha aportado hasta ahora es que han bajado a dos CUC (moneda convertible local) la hora en Internet, y sigue siendo cara porque son 50 pesos en moneda nacional y yo gano 400 pesos al mes. Así que esa hora en internet es el 13% de mi salario. Ahora han puesto wifi en sitios públicos de La Habana, pero tienes que conectarte sentado en una acera de la calle porque no hay cibercafé. Por lo que te aseguro que, como cubano de a pie, no he obtenido ningún beneficio directo. Así, que puedo decir que me importa un bledo que vengan los americanos porque el único favorecido, como siempre, es el Estado. EEUU podrá levantar el embargo, pero del modo que está diseñado este sistema no reportará ningún beneficio personal. Las provincias sin nichos turísticos ni siquiera se van a enterar que los americanos ya volvieron».

RAFAEL PÉREZ. Sociólogo.

«Yo no espero nada nuevo al menos en 10 años, que es cuando quizás ocurra un cambio real en la sociedad cubana. Cambiar la mentalidad que existe en el Gobierno de este país va a ser muy difícil. Hay que esperar a que se extinga la Generación Histórica que hizo la revolución y también la generación que viene detrás. Y el hecho de que EEUU llegue a levantar el embargo a mí no me aporta nada, porque voy a tener que pagar la comida al mismo precio caro que la vende hoy el monopolio gubernamental. Además creo que, aun cuando Washington quitara el bloqueo, seguiremos jodidos por un tiempo”.

“El tema de una apertura económica interna es muy difícil que se haga realidad. Quizás permitirán una mayor presencia de negocios privados, pero muy controlados. Hasta después de 2020, dos años después que Raúl Castro haya abandonado el poder, no espero que ejecuten cambios trascendentes en este país. Pero también cuando Obama abandone la Presidencia, hay que pensar en si quien lo releve sea un presidente que no esté a favor de sostener una política hostil hacia Cuba».

GUIVEI SERRANO. Bibliotecario.

El restablecimiento de relaciones con EEUU es una bajada de pantalones. Pero todo eso estaba planeado. Primero nos vendieron la resistencia frente a su hostilidad y a su embargo contra la isla durante más de medio siglo. Y ahora cuando todos estamos cansados de eso, ambos gobiernos conversan en secreto y restablecen relaciones diplomáticas a bombo y platillo”.

“Casualmente, todo esto ocurre cuando el Cuba ha aprobado una ley que permite al inversionista extranjero controlar el 100% de la empresa que se abra en el país, y le concede una excepción temporal de impuestos. Mientras los inversionistas se llevan toda la ganancia, a los cubanos, por ley, sólo se nos concede el derecho de ser empleados de una intermediara agencia estatal que define el salario a pagar. Y claro, pagando en moneda nacional muy por debajo de lo que pone el inversionista extranjero. Cuando escucho a extranjeros decir que Cuba está viviendo un proceso de cambios, me muero de risa».

Deja un comentario