ARGENTINA ESTA SIENDO SORTEADA Y PUEDE PERDER POR VARIOS GOLES

por Patricio Lons
Mientras el país pasa por cosas graves, ahora ocupada con una base militar china en nuestro país, más otras inglesas fortalecidas en Malvinas y Georgias y recientemente se descubrió el plan del PC chino de 1973 de ocupar lentamente nuestra Patagonia, tierra que ellos consideran de nadie, nos siguen entreteniendo con una pelota. Perón recibió la información de ese plan pocos meses antes de morir y habló al respecto. Ya había advertido que el año 2000 nos encontraría a los pueblos hispanoamericanos unidos o dominados.

¡Lamentablemente, fue profético en sus palabras!

Por eso, no sería de extrañar que este delito de ayer en la Bombonera antes del partido entre Boca y River, esté fomentado desde muy atrás por quienes nos quieren hundir en el fango de la humillación, como se planteó en la Cámara de los Comunes luego de la guerra de las Malvinas. La estúpida violencia futbolística es un síntoma de la enfermedad que padece nuestra sociedad. Pues estas situaciones nos impiden poner la cabeza a pensar, verbo muy desconocido por millones de argentinos.

Tomemos el toro por las astas y razonemos. ¡¿Cuál es nuestro destino nacional? ¡¿Cuál es nuestro ser nacional que nos permita construir un futuro para un día presentarnos al Creador con el sentido consciente del deber cumplido dentro de su plan con las naciones?!

Mientras sigamos en manos de un sistema negador de nuestra identidad y que nació ya fallido en 1853, no lo resolveremos. Ya el presidente Theodoro Roosevelt luego de su visita a nuestro país, había dicho que había que destruir la identidad católica de la Argentina, para evitar que nos convirtiéramos en una potencia que liderara a Sudamérica y le hiciera competencia. Y desde 1982, cuando brotó en combate nuestra identidad original, decidieron destruirnos. Para ello han florecido las sectas protestantes de todo tipo y color fabricadas para cada paladar ignorante.

Me da mucha vergüenza la inacción de los obispos y la traición de muchos criollos. Ya nos midieron el ataúd, nuevamente como en 1810. Nuestra tierra parece ser moneda de cambio entre grandes potencias y poderes.

Si no aparece un Cid Campeador, criollo y valiente varón…y no sé si lo merecemos, comenzaremos perdiendo el sur argentino, Chile el suyo también, se enterrará la posibilidad de una poderosa unidad continental de las antiguas Españas americanas y con ella el presente nuestro y el futuro de nuestros hijos y nietos.

Entendamos bien, no es Boca quien pierde un partido, es nuestra patria que se juega la existencia en el Mundial de la realidad política, con el riesgo de terminar como una página olvidada en los libros de historia.

Tratemos de evitar esa goleada y construyamos una unidad de destino en la historia universal para poder mirar con orgullo a nuestra descendencia, mostrando una Argentina grande y luchadora junto a sus naciones hermanas del continente.

Deja un comentario