Arremete contra España prensa oficialista de Cuba

Comentado la reciente decisión de la RAE de considerar incorrectos el uso de pares lexicales

  • El indigesto texto cuestiona la capacidad de la venerable institución para tomar decisiones en nombre de todos los hispanos.
  • Critica a Felipe González y a Zapatero al que tilda de desfachatado.
  • Califica a Felipe VI de “parásito” que pretende regalar definitivamente Puerto Rico a los Estados Unidos.

 

Comentando una decisión de la RAE, la prensa cubana se libra a un ataque en toda regla. El texto toca todos los temas que han causado y causan fricciones con España y descalifica al Rey por su servilismo hacia los Estados Unidos.

La RAE pudiera sentirse dichosa si todos sus dictámenes suscitaran la euforia que algunas personas están mostrando” afirma el texto ¿A qué le puede poner fin la RAE?, firmado por Bárbara Gómez aparecido ayer en la página digital de Radio Rebelde. Ironiza la autora:

“Se ha bromeado con la esperanza de que no llegue a ser necesario hablar de “capitalistos y capitalistas”, “socialistos y socialistas”, “hipócritos e hipócritas”, “cadáveres y cadáveras” o “poetos y poetas”… y afirma más adelante, “el machismo puede usar máscaras variadas, incluida la real o pretensa corrección académica”. Pésele a quien le pese, el empleo de presidenta se ha extendido no por casualidad, sino porque ha aumentado el número de mujeres con esa jerarquía en instituciones, organismos y países”.

Para justificar su opinión, la señora Gómez se lanza en una encendida defensa de Cristina Fernández pues segú ella “No siempre se esgrimen juicios estrictamente lingüísticos al valorar cuestiones lexicales”. No es su calidad de estadista lo que se le cuestionaba a la mandataria argentina, sino la de mujer de izquierdas, antipática para la oligarquía y el Imperio, generadores ambos de pobreza para el pueblo. Aunque el lobo reaccionario se enmascare con purismos lingüísticos, su oreja peluda asoma cuando él se lanza explícitamente contra gobiernos calificados de “populistas” y que, entre sus afanes justicieros, incluyen coherentemente la equidad entre géneros: entre seres humanos.

España no puede dar lecciones

Primero porque puso a disposición de la OTAN y su maquinaria de guerra al servicio del imperio “zonas de territorio” y luego, porque su clase política es corrupta y cómplice de la Casa Blanca. Los piques se dirigen ahora hacia el antiguo amigo de Fidel Castro, el ex mandatario Felipe González, un político que “ha traicionado los ideales socialistas comunistas y al movimiento obrero, porque forzó la entrada del país en la OTAN”. Por su parte, los “cabecillas” del Partido Popular “medran con el empobrecimiento de las poblaciones de España misma. Simultáneamente se prestan para acciones dirigidas contra gobiernos que tienen proyección popular verdadera”. José M. Margallo, quien aseguró hace poco que las relaciones entre Cuba y España estaban en un momento “dulce” apreciará sin dudas.

La autora critica la campaña de desinformación contra Venezuela y se burla de las gestiones de Rodríguez Zapatero al que tilda de “desfachatado colonizador” porque intenta favorecer la subversión contra Nicolás Maduro.

Advierte la autora contra los cipayos que “apoyan las líneas conservadoras y reaccionarias que subyacen en la RAE” (…) Pues se trata de una institución colonialista que no puede sustituirse a la sabiduría de los pueblos que son quienes “hacen” el idioma.

Revisado ya el tema de la clase política le toca ahora al Rey y a la Corona califica de extemporánea y “manchada por la corrupción”, que no se equivoque algunos pues “aunque se le considere decorativa, sigue viviendo fastuosamente a costa del pueblo español”.

Descalificando a Felipe VI

Concluye la autora” La Corona española es continuadora de aquella carcomida que en 1898, a espaldas de los pueblos de Cuba y Puerto Rico, se humilló en el Tratado de París ante el intervencionista gobierno de los Estados Unidos. Lo hizo luego de haber propiciado, con su criminal tozudez colonialista, la cacería de sus marinos por el ejército estadounidense en la Bahía de Santiago de Cuba”.

La lamentable prestación de Felipe VI en el Congreso de la Lengua efectuado en Puerto Rico en 2016, cuando expresara ante académicos de la isla que él y la reina experimentaban “una gran alegría por viajar nuevamente a los Estados Unidos de América”, justifican el ataque de la periodista, que no duda a calificarlo de traidor por prestarse a las pretensiones imperialistas de quedarse con Puerto Rico.

 

Hispanista revivido.