¿Asistirá Obama al funeral de Fidel Castro?

Varios jefes de Estado del ALBA se preparan para viajar en breve a La Habana, los mandatarios darán un último adiós al -esta vez verdaderamente- fallecido Fidel Castro. Uno de los primeros a preparar la maleta ha sido el venezonalo Nicolás Maduro, quien dio la noticia esta mañana.

La isla se prepara para recibir un importante flujo de dignatarios entre los obligados de toda la vida y lo que querrán salir en la foto de ese entierro histórico, el primero del siglo XXI, según afirman los medios oficiales. Las ceremonias de homenaje se extenderán por 9 días.

Los mas probable es que los jefes de Estado que ya han confirmado su presencia, Evo Morales, presidente de Bolivia, Rafael Correa de Ecuador y Nicolás Maduro por Venezuela, este presentes el día 29 de noviembre, a las 19:00 horas, cuando se realice un acto de masas en la Plaza de la Revolución “José Martí” de la capital. Otro de los presentes en la emblemática plaza será el brasileño Lula, expresidente de Brasil, quién esta mañana expresó su pésame: ‘murió el mayor de todos los latino-americanos’, el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana y mi amigo y compañero, Fidel Castro’. El presidente Juan Manuel Santos lamentó hoy la muerte del líder histórico de la revolución cubana y reconoció su contribución a los esfuerzos para terminar la confrontación armada en Colombia, aseguró que si salud se lo permite viajará también a la isla.

Se espera que el Papa Francisco confirme su presencia de un momento a otro. Intimo del mandatario cubano, el antiguo Arzobispo de Buenos Aires, envió su mensaje de pésame temprano en la mañana.

Por su parte los cubanos están invitados a reafirmar su adhesión por escrito al líder máximo a partir del día 28, cuando se abran los libros de condolencias previstos a tal efecto en los lugares previstos. La nota ofical del periódico oficialista de esta mañana, explica que el pueblo a partor de las nueve de la mañana y hasta la 10 de la noche podra ‘rendir homenaje y firmar el solemne juramento de cumplir el concepto de Revolución, expresado por nuestro líder histórico el primero de mayo del 2000, como expresión de la voluntad de dar continuidad a sus ideas y a nuestro socialismo’.

Pero la gran incógnita es si el presidente de los Estados Unidos viajará a Cuba. En efecto, las cancillerías occidentales están esperando la posición oficial de la Casa Blanca para mover ficha. Si el presidente Obama decide participar en alguna de las ceremonias previstas en La Habana, la puerta se abre para que el resto de los mandatarios occidentales que esperan el levantamiento del Embargo con impaciencia se den cita en La Habana y empiecen a hacer negocios con la nomenclatura.

Sería la ocasión soñada para que Felipe VI, cuyo viaje se prepara desde hace meses entre bambalinas, se desplace por fin hasta la antigua provincia española donde le esperan con los brazos abiertos 300 mil de sus compatriotas.

Hispanista revivido.