El consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez, centra la mayores preocupaciones en la situación de las colectividades asturianas en Venezuela y en el Reino Unido

La reunión estuvo presidida por el consejero de Presidencia y Participación Ciudadana del Gobierno de Asturias, Guillermo Martínez; la directora general de Emigración y Cooperación al Desarrollo, Begoña Serrano; además de la presidenta del Consejo de Comunidades Asturianas, Paz Fernández Felgueroso.

Esta reunión pretende ser un espacio de debate y de discusión sobre la emigración asturiana.

Los asuntos que se abordaron en esta nueva reunión anual fueron, según explicó el consejero de Presidencia, el análisis sobre el 4º Plan de Emigración y los preparativos y las líneas generales del 5º Plan. Además se hizo un seguimiento de la iniciativa de la Ley de Asturianía que presentó el Gobierno en la Junta General. Guillermo Martínez destacó que se iba a hablar de una colectividad de unas 120.000 personas en el exterior, el número aproximado de asturianos residentes en el extranjero, y por lo tanto es una realidad muy amplia y plural.

Por último, se produjo la incorporación oficial de Manuel de Barros como presidente de la Federación Internacional de Centros Asturianos y como vicepresidente del Consejo de Comunidades, en sustitución de José Luis Casas Villanueva.

Respecto al análisis del 4º Plan Integral de Emigración (2013-2016), el consejero de Presidencia afirmó que más del 90% de los recursos que estaban previstos destinar ya se habían ejecutado. Martínez destacó que el Plan ha tenido un nivel de ejecución muy alto respecto a las ayudas sociales e individuales, sobre todo en el área sociosanitaria, ya que en los últimos 4 años se han concedido 3.750 ayudas individuales, que suponen 1,5 millones de euros destinados a asturianas y asturianos en el exterior en situaciones de necesidad. También se aprobaron 101 ayudas al retorno por un valor global superior a los 150.000 euros.

En cuanto al 5º Plan de Emigración, el titular de Presidencia señaló que se prevé mantener todas las medidas sociosanitarias y promover el relevo generacional en las colectividades asturianas, facilitando el acceso de los jóvenes. También, añadió que se pretende dar respuesta a nuevas situaciones como la del Brexit, que afecta a una colectividad diferente a la de otros países, en cuanto a su organización.

Respecto a las mayores preocupaciones que afectan a la diáspora asturiana, el consejero las enfocó principalmente en dos colectividades. La primera tiene que ver con la grave situación en Venezuela, ya que no hay un desenlace claro y está afectando a la vida de la colectividad asturiana residente allí. La segunda es la de los asturianos que viven en Reino Unido y la incertidumbre que genera el Brexit.

Deja un comentario