Restituyen a su sitio el monumento dañado

 

Camagüey.- En horas de la madrugada , un ciudadano que en estos momentos se encuentra detenido, subió a hombros del monumento que simboliza a la Patria, en el conjunto escultórico del Mayor General Ingnacio Agramonte Loynaz, en el parque central de nuestra ciudad, derribándola.

De inmediato se persono en el lugar la Dirección de la Oficina del Historiador quien en breve tiempo y con trabajadores de la Empresa de Restauración y Conservación de ese mismo organismo, restituyeron la pesada pieza a su pedestal donde se encontraba desde el 24 de febrero de 1912.

Las autoridades a cargo investigan los hechos para definir responsabilidades por este atentado al patrimonio ciudadano.
En los últimos días el parque Agramonte, debido a ser plaza abierta a la conectividad digital, ha sido testigo de numerosas violaciones e indisciplinas que atentan contra las normas éticas de nuestra ciudad.

Algunos datos históricos:

En el año 1902,  la Sociedad Santa Cecilia, y su director Raúl Lamar, con la previa autorización del gobierno, promueven  un concurso para realizar un monumento a Ignacio Agramonte. La convocatoria llega  a México, España, Italia y Cuba; y  son varios los proyectos que se presentan, entre los que resulta seleccionado el del italiano  Salvatore Buemi,   por ser el que más se  acerca  a los requerimientos exigidos,  que ponen  énfasis en la necesidad de una escultura neoclásica, es decir, que resaltara el  perfeccionamiento de la figuración humana, y que  fuera hecha de granito y bronce.

“Sobresalen así, el caballo, la postura de Agramonte, los detalles del revólver, la espada,  elementos que siguen con fidelidad las exigencias del Jurado, que conoce a la figura homenajeada, como el resto de las alegorías que rodean al monumento, como  es la figura femenina que presenta la Libertad del pueblo, y que heredamos de la revolución Francesa.

“No obstante,  al proyecto inicial, -agrega  Marcos Tamales- se le suprimen las barricadas, al estilo de la lucha en Francia o en Europa, pues la guerra de los cubanos había sido al machete; y creo que también es importante el hecho de que la escultura se haya rodeado a lo largo del tiempo de una serie de placas que se suman, en el lugar, a la historia de Camagüey”.

Distinguen el conjunto escultórico, en los costados  de altorrelieve, que representan, a la derecha de la estatua:  la organización de la caballería y, a la izquierda, el rescate de Sanguily,  con todos los que participaron;  el homenaje a Francisco Agüero y Andrés Sánchez; otra, que reconoce a quien fuera el promotor de la obra; pero, queda un lateral vacío,  que esperamos que se recuerde en él, a los negros que fueron  ahorcados en la entonces Plaza Mayor, por seguir la conspiración de Aponte.

La obra artística

El  conjunto escultórico, de piedra de granito rosa de Bavenam,  está  compuesto por  tres  bases  superpuestas,  de estilo greco romano, donde descansan las  cuatro  piedras de bronce que forman el cuadro, base de la estatua ecuestre de El Mayor.

La escultura,  también de bronce fundido, con la cara levantada mirando al Oriente y el machete desenvainado en su diestra, en actitud de mando, gallardo, enérgico y sereno, representa al Héroe del Camagüey.

El   20  de mayo de  1902 fue colocada la primera piedra,  para la construcción del conjunto monumentario; en  1910 se discuten los proyectos presentados, y es  seleccionado el del escultor italiano Salvatore Buemi.  El  monumento fue elaborado en Roma y traído en piezas a Cuba, y armado en Camagüey, bajo la dirección del propio escultor.

El 15 de febrero de 1912, por la tarde,  el  monumento  fue trasladado en una plataforma de la Empresa Tranvía Eléctrico hasta  el Parque Agramonte.

Las piezas estaban  en tres  bultos y el parque,  colmado de un público, que extasiado, contemplaba la obra de arte.

El Ayuntamiento  de la ciudad de Camagüey, declara tres días de festejos por la inauguración de la estatua; y el 23 de febrero,  una comisión de señoras y caballeros se traslada a la Estación del Ferrocarril para recibir a los invitados habaneros que llegan en el tren central.
El 24 de febrero de 1912, se inaugura el monumento al más ilustre de los camagüeyanos, el Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz, el primero  que se le erige en Cuba.

La escultura ecuestre,  representa al  Mayor  incitando al combate. Y aquí, señalan los especialistas, “es preciso recordar que  en la época en que se hace  el monumento,  se daba por hecho que Agramonte había sido herido en combate y posteriormente muerto por los españoles; razón esta por la que el caballo tiene simbólicamente levantada una sola pata.

Estudios posteriores demuestran que El Mayor cae en combate,  por lo que según las reglas, la  figura del caballo, debe tener alzadas  las  dos  patas.

Rescate y conservación del patrimonio histórico-cultural

Justamente, transcurridos 85 años  de la inauguración del conjunto escultórico dedicado a Ignacio Agramonte y Loynaz,  el 24 de febrero de 1997, fue creada la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, (OHCC), entre cuyos  propósitos figura, velar por el Patrimonio Histórico–Cultural,  para enaltecer los rasgos de la Identidad Camagüeyana.

Con esa facultad conferida por el Estado Cubano y por la suma de esfuerzos de sus directivos, especialistas, técnicos y  obreros,  fue posible la rehabilitación del Parque Agramonte, espacio de tanto simbolismo histórico y patriótico; entregado  para su disfrute y cuidado a las presentes y futuras generaciones de  la ciudad, cuyo centro urbano más antiguo, fue proclamado, precisamente en ese sitio, Patrimonio de la Humanidad.

Con la inauguración, hace cien años, de la  estatua ecuestre de  El Mayor, fundida en bronce, con  su base de granito,  se cumplía el sueño de su amiga de juventud, Aurelia Castillo de González:

“¡… él siempre debe estar altísimo ante nuestra vista interior, como símbolo y eterno ejemplo de pureza moral, de cívica grandeza!”.

Fuentes: Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey;  Enciclopedia Cubana en la Red.

Deja un comentario