Aumenta el presidente Correa el número de víctimas en Ecuador

En un twiter que circula en las redes

 

terremoto-ecuador--510x286

Las imágenes de la destrucción son terribles: puentes colapsados, carreteras despedazadas y gente deambulando en busca de refugio y socorro. El estado de las vías impidió que la ayuda llegue de manera oportuna, pese a los esfuerzos de las autoridades.

El vicepresidente de la República, Jorge Glas, compareció ante los medios de comunicación para pedir calma a la población y anunciar que la asistencia estaba en camino hacia el epicentro del desastre. La alerta de tsunami, que causó alarma en todo el litoral ecuatoriano, fue desactivada.

Guayaquil, el mayor puerto del país, también resultó afectado por el terremoto. En esta ciudad hubo escenas de pánico entre la gente que asistía a las salas de cines de los centros comerciales. Imágenes de las cámaras de seguridad mostraron la huida de centenares de personas por escaleras mecánicas y por los espacios preparados para la evacuación.

En la terminal terrestre una mujer pedía ayer que le lleven a Manabí dónde dejó a su madre enferma con cáncer y sus dos tiernas hijas; pero los viajes están suspendidos debido al estado de excepción que rige en el país.

Este domingo, en Quito hubo una tensa calma tras el seísmo que se sintió con fuerza sobre todo en los edificios, donde el sábado se podían escuchar gritos de pánico, por la caída de objetos y el derrumbe de paredes. Cientos de personas optaron por pasar la noche con familiares y amigos. Muchos se trasladaron a los valles por seguridad. De vuelta, pudieron contemplar los efectos materiales del terremoto, aunque resultan insignificantes de cara a la tragedia de Manabí y Esmeraldas, dos de las provincias costeras más castigadas por la naturaleza.

 

Hispanista revivido.