Beatificado el arzobispo Romero ante 300.000 personas en San Salvador

Óscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador, asesinado hace 35 años por escuadrones de la muerte de ultraderecha, fue declarado este sábado oficialmente beato por el papa Francisco, quien en una carta suya leída en una multitudinaria ceremonia en la capital de El Salvador, calificó a Romero de “ejemplo de siervo de Dios” y “padre de los pobres”. Unas 300.000 personas concentradas en la plaza del Salvador del Mundo ovacionaron y dieron vivas a Romero tras la lectura de la carta de Francisco por Jesús Delgado, un obispo que fue secretario personal del nuevo beato.

La beatificación se concretó cuando la reliquia de Romero, consistente en la camisa ensangrentada que vestía el día de su asesinato, flores y una palma que significa “la victoria de los mártires”, fue incensada por el cardenal Angelo Amato, el enviado del Papa.

Amato, que presidió la liturgia, enfatizó: “Esta es una fiesta de gozo y de fraternidad para la Iglesia y para la nación salvadoreña”. “Romero no es símbolo de división, sino de fraternidad y de concordia”, añadió.

Hispanista revivido.