Esta niña se llamaba Hadas Fogel y tenía tres meses. El 11 de marzo del año pasado, dos terroristas palestinos entraron en su casa y la decapitaron.

Fuente: Outono, Esta niña israelí no ocupó ningún titular

Esta niña se llamaba Hadas Fogel y tenía tres meses. El 11 de marzo del año pasado, dos terroristas palestinos entraron en su casa y la decapitaron. También asesinaron a sus padres y a sus hermanos Yoav, de 11, y Elad, de 4 años. El País y Público dieron la noticia sin mencionar en el titular ni en la entradilla el asesinato de tres niños, entre ellos una bebé.

Los dos diarios de izquierdas tampoco ofrecieron imágenes de las víctimas. Tanto uno como otro acompañaron sus noticias con fotos de soldados israelíes.

Horas después, en Gaza festejaban el brutal crimen

Al día siguiente de los asesinatos, en la ciudad de Rafah, en Gaza, simpatizantes de Hamás celebraron el crimen en las calles, e incluso repartieron dulces y caramelos entre la gente para festejar el asesinato de una bebé de tres meses, de sus padres y de dos de sus hermanos (fotos de Said Khatib/AFP):

Ninguna de estas celebraciones aparecieron en los medios españoles que habitualmente demonizan al Estado de Israel.

Alabanzas en la televisión palestina hacia los asesinos de la niña

En junio de 2012, la televisión palestina dio paso en antena a dos familiares de uno de los asesinos, que le calificaron como “héroe”. La presentadora del programa, lejos de rechazar las palabras de elogio y glorificación de esos asesinos de niños, contestó las alabanzas de las familiares con un “nosotros también les enviamos nuestro saludo”. Aquí tenéis el vídeo:

Este ensalzamiento de un crimen tan brutal en la televisión palestina tampoco apareció en los medios españoles que habitualmente demonizan al Estado de Israel.

Un bebé israelí herido, pero muy pocos medios dan foto o noticia de ello

Traigo todos estos datos porque esta semana Hamás lanzó un nuevo ataque contra Israel, rompiendo una tregua y matando a tres personas. También resultó herido este bebé israelí, cuya foto aparece hoy en muy pocos medios españoles:

Lo que pretendía el grupo terrorista Hamás con ese ataque es lo que ha pretendido siempre: matar a israelíes de forma indiscriminada, ya sean civiles o militares, adultos o niños. Es más: en los lugares que suele atacar Hamás habitan tanto judíos como cristianos y musulmanes, hasta sumar 3,5 millones de israelíes cuyas vidas son amenazadas por esos ataques. Muy pocos medios españoles informan sobre estos datos.

Más de 800 cohetes lanzados por Hamás contra Israel en 2012

Otro dato que apenas merece titulares en España es que en lo que llevamos de año Hamás ya ha lanzado más de 800 cohetes contra Israel, todos procedentes de la franja de Gaza, controlada por los terroristas de Hamás. En la actualidad, ese grupo fundamentalista islámico, apoyado por Irán, dispone de más de 20.000 cohetes. Su lanzamiento hace que la vida en ciertas zonas de Israel sea de tensión permanente. Pero esto, en ciertos medios, ni se comenta.

Muere un bebé de 11 meses en el torpe contraataque israelí

En respuesta a esa ofensiva de Hamás, ayer Israel lanzó un ataque sobre Gaza en el que murieron 15 palestinos, entre ellos un bebé de once meses, hijo de un corresponsal de la BBC, una noticia que deja en mal lugar la eficacia de las fuerzas militares israelíes en su objetivo de liquidar objetivos de Hamás minimizando las bajas civiles. Digo esto porque hay algo que diferencia sustancialmente la forma de actuar de las fuerzas armadas de la única democracia de Oriente Medio y la del grupo terrorista que controla la franja de Gaza. Y es que mientras Israel busca alcanzar objetivos militares minimizando bajas civiles (entre otros motivos porque cada una de esas bajas daña la ya de por sí mala imagen y el prestigio de Israel en el mundo), Hamás busca matar indiscriminadamente a israelíes, sean civiles o militares.

Una escandalosa doble vara de medir: dureza contra Israel, silencio ante Hamás

Pero hay otra diferencia sustancial entre ambos bandos: los mismos que hablan de “genocidio” cada vez que un ataque israelí causa bajas civiles, a la vez callan como tumbas cuando Hamás ataca a Israel con el fin de liquidar a civiles. Esta doble vara de medir es constante en algunos medios y también entre algunos elementos políticos. La ola de judeofobia en España está llegando a tal extremo que da la sensación de que a algunos no les importa que Hamás ataque a Israel, pero sí les molesta que Israel se defienda, o incluso que exista. Quienes valoramos la vida humana con independencia de su raza, nacionalidad o religión lamentamos con igual dolor la muerte de un bebé palestino o de un bebé israelí, porque con independencia de cualquier otra consideración, son bebés, seres humanos y su vida es igual de sagrada. Quienes así pensamos esperamos y deseamos que la paz llegue pronto a Oriente Medio, y que los israelíes y palestinos puedan convivir sin más conflictos. Por el contrario, algunos sólo apoyan una “paz” que implique la desaparición de Israel. Parecen no dar tanta importancia a la necesidad de desarmar a un grupo terrorista como Hamás, como a la exigencia de que Israel responda a todos los ataques contra su población cruzándose de brazos. Ya está bien de tanto sectarismo, caray.

Deja un comentario