Bonitas palabras, ahora hacen falta actos

Los gallegos de Cuba seguirán marchándose mientras no tengan las posibilidades mínimas de vivir decentemente en su propio país

 

El titular del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, destacó hoy el esfuerzo de las comunidades gallegas para integrar a las generaciones más jóvenes en los centros gallegos y en sus directivas e hizo un llamamiento para que la galleguidad sea una fuerza importante en el mundo que nos toca vivir.

Durante la apertura del undécimo plenario del Consello de Comunidades Galegas, Feijóo afirmó que al igual que en los consellos precedentes de Montevideo y de Santiago de Compostela, la celebración de este acto en el histórico palacio del Centro Gallego de La Habana, pone de manifiesto que la galleguidad está viva y que queremos que lo siga estando por mucho tiempo. E insistió en la idea de que galleguidad y modernidad no están reñidas, sino que son complementarias y se enriquecen mutuamente.

Después de subrayar que este esfuerzo debe extenderse también a la unión entre las entidades  gallegas que conviven en un mismo espacio territorial, Feijóo recordó que mientras que otras comunidades se inclinan por permanecer al margen de las naciones que las reciben, la nuestra opta por ser un ingrediente más. “Los gallegos no llegamos para conquistar sino para cooperar, compartir y ser parte integrante de las sociedades que nos acogen. Los gallegos no estamos simplemente en América; somos América”, aseveró, afirmando que todas las comunidades presentes en este acto supieron mantener el arraigo con el lugar de donde proceden, sin por eso ser extraños en La Habana, Caracas, Montevideo, Buenos Aires, Sao Paulo, México o cualquier otro hogar de nuestra emigración.

“Galicia nunca tuvo un imperio, pero todos sus hijos la llevaron consigo a los lugares más lejanos, haciéndola presente y actuante. Hay unas naciones unidas que se forman a través del vínculo que establecen los gallegos, y que se ponen de nuevo de relieve en esta reunión”, ahondó.

Como muestra de esto, el presidente de la Xunta afirmó que en cada eslabón de la historia cubana está la huella de Galicia: “En los muros de este palacio del antiguo Centro Gallego de La Habana, la historia cubana y la gallega se mezclan para formar un hermoso encaje. Si escuchamos con atención, aun podemos sentir el eco que llega desde 1907, cuando se interpreta por primera vez el Himno Gallego, o las conversaciones interminables de gallegos que recreaban con palabras los paisajes de Pontedeume, Ribadeo, Lalín, Culleredo u Ourense”, recordó.

Asimismo, se refirió también al reciente mensaje que pronunció el pasado mes de marzo el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, en este mismo lugar, poniendo fin a un desencuentro estéril e injusto. Un mensaje que, segúndo afirmó, es consecuencia de una cadena de acontecimientos en los que también los gallegos tenemos mucho que ver, refiriéndose a la visita a Cuba de Manuel Fraga y su encuentro con Fidel Castro.

Feijóo incidió en que recintos como este palacio en el que se reúnen estos días las comunidades gallegas, no son una muestra de ostentación, sino de compromiso, ya que la misma colonia que patrocinaba en Galicia escuelas o centros recreativos, se unía en Cuba para crear un monumento incomparable que desafía el paso del tiempo; “los gallegos querían para La Habana un palacio que reflejara la grandeza de la ciudad e hiciera justicia a esa hermosura”, afirmó.

El titular de la Xunta concluyó su intervención pidiendo a la ministra de Justicia de Cuba que le traslade al presidente Raúl Castro el mensaje de que “creemos en Cuba porque somos gallegos”. “Nuestra relación viene de lejos y avanzará también muy lejos”, sentenció.

Hispanista revivido.