Buenos días, Palmaris eméritos, campechanos e incluso jubilatas.

Será tu postrer retrato,
Campechano de la infamia,
doctorado en poligamia
y elefantista barato.
Junto a ese mal caricato
y afamado criminal
manchas tu sangre real
y te arrastras cual gusano
por la hez y por el guano
de las zahúrdas del mal.

Salud y pronto para los enfermos y dicha para los desdichados.

Climazón en Valencia, con tormentones y hasta tornadillo.

Sit tibi dies levis.

Deja un comentario