Campos de concentración en Cuba

De unidades militares no tenían más que el nombre. Se trataba de campos de concentración, así sin paliativos, con alambradas y todo

El infierno de la umap

 

Un texto de Nicolás Águila

Debiera escribir ‘las UMAP’, pero a mí no me suena así. A 50 años de aquel horror poco me importa la concordancia de número. Pongo la palabra con minúscula y en singular, a modo de acrónimo: umap, porque de esa forma lo decía todo el mundo en Cuba. Las ‘Unidades Militares de Ayuda a la Producción’, que es el desarrollo eufemístico de la sigla, poco o nada significaban realmente. Era solo una tapadera.

De unidades militares no tenían más que el nombre. Se trataba de campos de concentración, así sin paliativos, con alambradas y todo. Aunque los internos (reclusos, no reclutas), estuvieran dispersos por distintos puntos de la antigua provincia de Camagüey, la umap constituía un mismo todo siniestro y tenebroso. Y así lo percibía el pueblo. La gente decía: “A fulano se lo llevaron pa la umap”. Lo cual era como decir que se lo había llevado la muerte.

Lo mismo que el ‘gulag’ (que tampoco significaba lo que eufemísticamente quería decir la sigla en ruso: central administrativa de los campos de trabajo correccionales), su variante criolla, la umap, a falta de la tundra siberiana se localizaba en plantaciones de esclavos modernos, que eran interminables cañaverales del horror, campos de trabajo forzado, campos de concentración, campos de lento exterminio, campos de la muerte en vida.

No me detendré aquí a detallar los abusos físicos y psicológicos, o las humillaciones, vejaciones, violaciones y otras atrocidades a que fueron sometidos los jóvenes internados en la umap. Ya de eso se ha encargado Félix Luis Viera con su novela testimonio ‘Un ciervo herido’ y, más recientemente, con su entrevista al escritor Héctor Santiago. Baste decir que los que sufrieron la experiencia de la umap todavía arrastran las secuelas de quien pasó una temporada en el infierno.

 

Hispanista revivido.