El sistema económico canario de mercado cautivo tiene mucho que ver con el de la Cuba colonial española

Maria del Carmen Barcia en su libro “Burguesía esclavista y abolición” dice refiriéndose a Cuba que se habia convertido en una pieza clave del motor de la economía española en el siglo XIX;
“por una lado como proveedor de recursos a las exhaustas arcas del Erario Público, sujeto a un déficit crónico; por otro, como elemento equilibrador de la balanza comercial metropolitana. Además la metrópoli practica con Cuba la política de mercado reservado para la colocación de stocks no realizables en el mercado interno español”
Es decir, por un lado las exportaciones de azucar cubano equilibraban la deficitaria balanza comercial española, por otro, Cuba actuaba como un mercado cautivo para la colocación de los excedentes de producción de la industria española.
Angel Bahamonde y José Catuela, en su libro “Hacer las Américas. Las élites coloniales españolas en el siglo XIX” afirman;
 

“De hecho, España y Cuba invirtieron las pautas clásicas que informaban los intercambios comerciales entre una metrópoli y su colonia: España exportaba fundamentalmente productos alimentarios e importaba de la colonia, entre otros artículos, azúcar elaborada (…) El nuevo sistema fiscal acabó con una etapa de libre comercio que fue sustituida por un conjunto de aranceles que privilegiaban e intentaban salvaguardar la relación bilateral entre España y Cuba, sin intromisión de terceros países, y que en realidad convertía a la colonia en proveedora de recursos fiscales para la Hacienda Pública metropolitana”

Te debería sonar familiar, porque de hecho ese mismo es el sistema en Canarias basado en el Régimen Económico y Fiscal (REF) y en el status de Región Ultraperiferica (RUP). Cambia “Cuba” por “Canarias” y “azúcar” por “turismo” en los dos textos anteriores y verás que es lo mismo.

Las exportaciones de azúcar cubano ayudaban a equilibrar la crónicamente deficitaria balanza comercial española del siglo XIX. Los ingresos de las “exportacion” turística de Canarias juegan el mismo papel a día de hoy. Canarias es tan solo el 4,5% del PIB español, pero genera más de un 20% de los ingresos turísticos del Estado español equilibrando la crónicamente deficitaria balanza comercial española del siglo XXI. Es decir Canarias es un monstruo exportador, tan solo que no exporta bienes sino servicios turísticos.

Por otro lado, tal y como reconoce el Canarias7, somos un mercado cautivo en donde España coloca los excedentes de producción, tal y como hiciera España con la Cuba colonial en el siglo XIX. Las exportaciones de España a Canarias suponen un valor equivalente a lo que exportó en 2010 a EE.UU. y China juntos. Canarias es el sexto cliente mundial de España, si fuera considerada un Estado.

Al igual que en Cuba el nuevo sistema fiscal de Canarias acabó con una etapa de libre comercio (Puertos Francos)  y lo sustituyó por un conjunto de aranceles y otras medidas que favorecen a España (REF+ Plena integración en la UE como Región Ultraperiférica). Con cada reforma legal nos sacaron un poquito más del mercado mundial y nos convirtieron un poquito más en mercado cautivo incrementando nuestra dependencia artificialmente tal y como muestra el gráfico. En 1900 comprábamos de España el 12% de nuestras importaciones totales y ahora le compramos casi el 70%.
Canarias se ha convertido en una proveedora neta de recursos fiscales para la Hacienda Pública metropolitana aunque las cifras oficiales digan lo contrario, pero ya saben que España manipula sus cuentas y eso le ha ganado hasta una multa de Bruselas. Analicemos un poco los datos disponibles para poder hacer una estimación dada la falta de transparencia de las cuentas públicas. La comparativa de las Balanzas Fiscales publicadas por el Ministerio de Industria correspondientes al 2005 demuestran, al comparar las diferencias entre sus dos métodos de calculo, que la mayor parte de la actividad económica que se genera en Canarias no tributa en Canarias.
El mínimo déficit fiscal de Canarias, cuando contabilizado según el principio de flujo monetario, está más que compensado por el superávit de Canarias a las contribuciones de la Seguridad Social. Canarias aporta unos mil millones de EUR más al año de lo que recibe y esto ayuda a compensar el déficit del sistema español de pensiones. Canarias es la tercera comunidad que más aporta a la caja única de la seguridad social española. Por otro lado Canarias es la comunidad peor financiada de todo el Estado medido como inversión pública por habitante en los presupuestos generales del Estado. Blanco y en botella leche,… aportamos más de lo que recibimos o en el peor de los casos aportamos tanto como recibimos, pero en ningún caso somos “mantenidos” por la “caridad” del resto del Estado. Muy al contrario.
Esta situación se revertiría si España permitiese la creación de una Hacienda Canaria, reivindicación que se remonta al proyecto de Estatuto del IUDE de 1972 y que ha sido sistemáticamente negada por España. También tendríamos que cambiar el actual estatus de Región Ultraperiferica a un estatus de asociación a la UE como País y Territorio de Ultramar, tal y como recoge y permite la parte cuarta del Tratado de Roma. Esto nos permitiría poder realizar las políticas industriales y agrícolas activas necesarias, hoy prohibidas por las normas de la competencia europeas (que nos trata como si fuéramos un territorio continental) pero permitidas por la Organización Mundial del Comercio para regiones insulares. Finalmente habría que recuperar el espíritu de los Puertos Francos y nuestros Fueros históricos y abolir un REF que se ha demostrado ineficaz para solucionar los problemas de Canarias (aunque en realidad nunca fue diseñado para eso) con las máximas competencias para nuestra autonomía a fin de poder diseñar nuestro modelo de desarrollo con total libertad y las leyes que permitan implementarlo
En resumen, que el sistema económico colonial de España en la Cuba colonial del siglo XIX es sustancialmente el mismo sistema económico de explotación y enriquecimiento de la élite colonial que España mantiene en Canarias en el siglo XXI. Los fundamentos económicos y políticos son los mismos.

Deja un comentario