Las inmorales indemnizaciones a ejecutivos de empresas y bancos, algunos en quiebra, avaladas en algunos casos por la propia justicia a falta de regulación mejor; las recientes confesiones de exministros que asumen, unos con más decencia que otros, haber llevado al País al desastre económico más por intereses de partido que por propia ignorancia o por no desairar al jefe, esos jefes siempre ensimismados en su ambición personal e infantiles glorias, pone sobre el debate social y político de España y de toda la economía capitalista la imposibilidad de confiar en la bondad o autorregulación de los mercados y de todo el entramado político, legal, burocrático y competitivo que les rodea.

Que el capitalismo fracasará por su propio egoísmo y reventón de su artificialmente engordado músculo es algo ya vaticinado, pero que suscitaba dudas. Esa fuerza creadora que posee, ese forzar al individuo a salir de su natural inercia y competir con el otro, esa búsqueda de mayor calidad de producto, que sin duda mejora la calidad de la vida en general, se irá al traste por falta de conocimiento y límites.


Un deseo tan profundo de libertad, participación y buen gobierno conseguido con tanto esfuerzo se ha frustrado porque políticos, asesores nombrados a dedo, técnicos cómplices, empresarios, la sociedad en general, hemos estado en las “batuecas” del autoengaño, de la autocomplacencia, de la ignorancia más analfabeta que pueda existir. Un daño irreparable a las mininges de la propia conciencia y que nos sumerge en la mayor desolación democrática.


El capitalismo, vista la deriva y la copia exacta que el de Oriente esta haciendo del de Occidente, necesita de una Ëtica de la Responsabilidad urgente. Tan urgente, que si termina por cargarse el planeta que habitamos antes de reformarse esa ética ya será innecesaria.


Si el Iberismo pretende ser esa fuerza transformadora física y moral de la Península Ibérica, debe cargarse de argumentos éticos y predicar sin descanso su necesidad y posibilidad.

Partido Ibérico (íber)
IBERIA: Maestra de la vida.

Deja un comentario