Castro apuesta por las franquicias para salir de la crisis

El deshielo económico y político de Cuba puede ser un bocado apetecible para los inversores españoles

Los cubanos buscan modelos que puedan ser aplicados en la isla, y promover la emprendeduría entre los incipientes empresarios locales

 

Entre la asesoría española T4 Franquicias y el grupo empresarial cubano GS&PN han firmado un acuerdo para elegir las marcas de franquicias españolas que podrían invertir en el país caribeño.

Búsqueda de seguridad

“La franquicia, al tratarse de un modelo de negocio probado, ofrece una mayor seguridad a los inversores cubanos que están pensando en emprender”, dice Gregorio Sánchez, socio director de GS&PN. “El mercado está demandando un importante volumen de franquicias españolas para establecerse en Cuba como marcas de referencia”, agrega.

Ya se han cerrado acuerdos para que más de 50 marcas de franquicias españolas puedan poner un pie en el suelo económico cubano. “Sectores como la moda y complementos, la restauración o la alimentación son los más propicios para expandirse en este nuevo mercado”, señala Miguel Ángel Oroquieta, socio director de T4 Franquicias.

Para este empresario español, es clave que la empresa que se quiera instalar tenga un conocimiento preciso del país en que se quiere invertir, así como de las costumbres de un mercado que vuelve a abrirse al capitalismo paulatinamente, tras 57 años de una economía centralizada por el Estado.

Hispanista revivido.