Castro expande su ‘cartera de oportunidades’ para la inversión extranjera

El nuevo portafolio expande a 15 los sectores que las autoridades de La Habana consideran priorizados y con los que pretenden atraer más de 9.500 millones de dólares

La llamada “cartera de oportunidades” del Gobierno cubano para la inversión extranjera 2016-2017 fue presentada este martes en la Feria Internacional de La Habana, de acuerdo con un reporte de Diario de Cuba.

El nuevo portafolio expande a 15 los sectores que las autoridades consideran priorizados y reúne 395 proyectos, con los que se pretende atraer más de 9.500 millones de dólares.

El Ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, dijo que hay muchas posibilidades de invertir en Cuba, pero la cartera recoge las “ya estudiadas y que están listas para recibir el capital extranjero”.

En esta nueva versión de la cartera se retiraron proyectos que se encuentran ya en negociación y se incorporaron 120 nuevos, según el funcionario. Las propuestas abarcan todo el territorio nacional y 24 de ellas están concentradas en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM).

Las modificaciones en el portafolio de proyectos incluye la actualización de los principios generales que ahora conceden mayor relevancia al desarrollo de infraestructuras, sobre todo las vinculadas al turismo.

Uno de los cambios en la política inversionista de ese sector fue la inclusión de La Habana entre las regiones priorizadas para la inversión junto a Guardalavaca, la costa sur de Cienfuegos, Playa Santa Lucía y el Polo Turístico Covarrubias. Mientras, Trinidad, Varadero y Cayo Coco se mantienen como regiones excepcionales y ya están comprometidos Habana Vieja y la Cayería Norte.

Otra novedad es el establecimiento de las premisas para la participación de las cooperativas agropecuarias en negocios con inversión extranjera. Estos podrán realizarse de forma directa o indirecta, siempre con la intervención de una empresa estatal.

Como las anteriores, la nueva cartera no comprende la inversión extranjera en el sector privado.

Además se potencia el sector de las telecomunicaciones, sin incluir los servicios de operación y comunicación. Malmierca explicó que ETECSA continuará desarrollando esas funciones y se mantendrá con capital cien por ciento cubano. “Consideramos que es importante para nuestra soberanía y seguridad”, afirmó el ministro.

La apertura a la inversión foránea

Al presentar la cartera de oportunidades también se dieron a conocer los avances en el proceso inversionista. Desde la emisión de la nueva ley sobre la inversión extranjera se han aprobado reinversiones en 14 negocios y 69 nuevos, de ellos 15 en la ZEDM.

Ello equivale a una inversión que supera los 1.300 millones de dólares, pero que todavía no alcanza los 2.000 millones que Cuba se plantea como meta.

Malmierca reconoció que “estos datos están por debajo de las expectativas y necesidades” y añadió: “No renunciamos al objetivo de atraer 2.000 millones anualmente. Queremos atraer el capital extranjero en esas cantidades. Todavía no lo hemos logrado, pero estamos comenzando en ese proceso”.

El Gobierno ha reconocido a la inversión extranjera como una “fuente importante y necesaria para el desarrollo del país” indicó Rodrigo Malmierca, y enfatizó que se trata de “una decisión soberana de Cuba que no responde a ninguna indicación”.

Además se refirió a la “necesidad de acceder a fuentes financieras externas para el desarrollo de la economía, ya sea por créditos a largo plazo o inversiones directas”.

En ese sentido, La Habana espera que el acuerdo de reordenamiento de la deuda con países acreedores que integran el Club de París “facilite el acceso a financiamiento a mediano y largo plazo”.

Durante la inauguración de FIHAV 2016 el titular aseguró que la Isla seguirá “restableciendo la credibilidad internacional de la economía cubana” y justificó el retraso en los pagos a los proveedores externos alegando que “Cuba atraviesa limitaciones financieras coyunturales”, influidas fundamentalmente por “factores externos” como el comportamiento de los precios en el mercado internacional y “dificultades que han enfrentado alguno de los principales socios comerciales”.

Hispanista revivido.