La gente común no se equivoca cuando alza las dos banderas juntas porque intuye, que en el fondo, estamos hablando de un sólo y mismo asunto.

En estos oscuros tiempos de turbulencias nacionalistas, creo que va siendo hora de reevaluar la percepción que sobre la “Guerra de Cuba” tenemos cubanos y españoles. La primera de todas es llamarla por su verdadero nombre. Lo que ocurrió en Cuba no fue una guerra de independencia, sino una Guerra Civil como las que se produjeron en la misma península durante el siglo XIX.

 La razón es bastante sencilla y la puede comprender cualquiera: Cuba y Puerto Rico eran provincias españolas igual que Cataluña o Andalucía. De hecho, basta echar una ojeada a los diarios de la época para comprobar que se hablaba de “unidad del territorio”, el mismo argumento que se utiliza en la actualidad para negar el discurso separatista de Cataluña.

También hay que referirse a las actuales percepciones de los historiadores que en América y en España dan por sentado que todas las guerras de independencia fueron una entelequia construida por las élites criollas (ayudadas principalmente por Inglaterra) para justificar sus propios intereses, construyendo así una mitología liberadora que justificase la creación de naciones inexistentes cortadas de su base natural, la Hispanidad, para llenarse los bolsillos hasta hoy.

Los países latinoamericanos actuales no estaban constituidos de pueblos oprimidos deseosos de “liberarse” del yugo español; basta darse una vuelta por el blog Mitófago.com para comprobarlo de manera ligera y sintética. En Cuba no había indios sojuzgados que habrían podido justificar ese discurso, sino españoles (de segunda categoría es cierto, al menos entre 1838 y el Pacto del Zanjón en 1878, pero españoles al fin) con representación en las Cortes del Reino y todo lo demás.

cuba espEl segundo punto que cabe discutir es el de la miseria en que nos dejó esta tiránica Madrastra. Otro punto que debo rechazar de plano. La destrucción de Cuba no se debió a España sino a la política de la “Tea incendiaria” declarada por Máximo Gómez y ejecutada concienzudamente por los separatistas cubanos que destruyeron puentes, carreteras, centrales azucareros, campos de caña y telégrafos a la dinamita.

A mediados de siglo las arcas de Cuba eran ricas, tanto que con ellas se pagaron las expediciones de Prim a México y a la República Dominicana; sin olvidar los llamados “sobrantes de Ultramar”, que sirvieron durante al menos un lustro para pagar el funcionamiento del Estado y de la Corona en ruinas.

Pero cuando hablamos de finales el siglo XIX, también debemos mencionar que Cuba, contrariamente a lo que sucedía en la Península, poseía una reciente y nutrida red de correos y telégrafos, incluyendo un cable submarino conectado con Cayo Hueso. No se puede omitir la moderna red de ferrocarriles que funcionaban puntualmente. Así es que, ¿dónde estaba la pobreza de Cuba? En ninguna parte.

Cuando estalla la segunda Guerra Civil se destruyeron en menos de tres años conscientemente todas las riquezas acumuladas durante todo el siglo, y eso no fue culpa de los peninsulares sino de los propios cubanos, dirigidos (principalmente) por un extranjero que, para colmo, terminó destituido por traición durante la Asamblea Constituyente y ayudó al general Woods a arriar la bandera norteamericana en 1902, algo que cuando se cuenta hoy no se lo puede creer nadie en su sano juicio.

A finales del siglo, según lo reconocían los propios diputados, con su millón y medio de habitantes Cuba producía tanto o más que la propia Península. Ignacio González Olivares afirmaba: “la exportación de la isla de Cuba, sólo en azúcar y tabaco con su millón de habitantes libres, se aproxima bastante a la exportación total de la península con sus 16 millones de almas”. Así es que de pobreza nada. A Cuba la destruyeron los propios cubanos y fueron ellos mismos los que se la entregaron además, exhausta, a los norteamericanos, permitiéndoles desembarcar en Santiago de Cuba. Aberrante fue lo que hicimos nosotros contra nosotros y eso no fue en modo alguno responsabilidad de España.

La Reconcentración

Es ciertamente uno de los episodios más polémicos de aquella contienda. Es cierto que el general Weyler organizó la reconcentración de los ciudadanos españoles de la isla de Cuba con el objetivo de privar a los rebeldes de sus fuentes de sustento. Actuando de esa manera, no estaba más que haciendo lo que tenía que hacer para pacificar a la isla. No fue un invento suyo, durante la Guerra de Secesión Lincoln actuó del mismo modo y ahora hasta una película le han hecho en homenaje.

A la guerra no se va a bailar salsa, ni a tirar trompetillas. De hecho, la política pacifista que practicó el general Martínez Campos a principios en 1895 no dio los resultados esperados, puesto que los mambises, con Gómez y Maceo a la cabeza, siguieron poniendo barras de dinamita y quemando los centrales azucareros. Weyler, para salvar a Cuba, se vio obligando a parar el relajo en que se había convertido aquella contienda poniendo mano dura. Castro hizo lo mismo en 1967 durante la limpia del Escambray y todo el mundo se calló la boca.

Quedan los números de fallecidos que la propaganda norteamericana y separatista cifró en más de medio millón, pero que recientes estudios reducen a menos de 70 mil. Muertes por hambre y enfermedades pero, ojo, no provocadas por la maldad de Weyler sino por el asedio a las poblaciones de los separatistas, que perseguían y asesinaban a los pobladores que pretendían cultivar la tierra alrededor de las ciudades para sustentarse. Sin olvidar que la quema de campos y la desarticulación de las redes comerciales, cuyos principales responsables eran en primer lugar los insurrectos, impedían el abastecimiento normal de las ciudades.

En conclusión, para rehacer la nación española (con Cuba dentro) hace falta revisar la historia, es un deber de todos los intelectuales. El separatismo catalán carece de muchas cosas, pero sobre todo de imaginación, pues no sólo su origen es el mismo (el de unas élites sedientas de poder que consiguen aprovechando la apertura institucional manipular a la opinión pública en su favor) sino que se valen de los mismos argumentos. Esta tierra es nuestra porque nacimos en ella. Este territorio, forzosamente único, nos hace por arte de magia una nación diferente, razón por la cual merecemos ocuparnos de ella nosotros mismos. España nos roba. La gente común no se equivoca cuando alza las dos banderas juntas porque intuye, que en el fondo, estamos hablando de un sólo y mismo asunto.

Publicado en El Librepensador en 2014

8 COMENTARIOS

  1. En el campo sentimental Cuba fue una provincia amable y simpática, llena de gente afable. No se puede decir lo mismo sobre Cataluña, políticas aparte.

  2. En el campo sentimental Cuba fue una provincia amable y simpática, llena de gente afable. No se puede decir lo mismo sobre Cataluña, políticas aparte.

  3. BOLETIN DE COMERCIO 28/9/1870 No. 225 P1 P2
    Las rentas públicas de la isla de Cuba están en progreso; el papel de su primer establecimiento de crédito inspirando mayor confianza que el de los Estados Unidos: la prosperidad y la producción aumentando a pesar de los estragos de la guerra y de la tenacidad salvaje de los incendiarios: las exportaciones son mayores que en los años más prósperos de paz y todo esto que hace la desesperación de los filibusteros, debe probar al pueblo español lo que vale aquel privilegiado país, la exuberancia de su riqueza y el motivo principal porque tanto se afanan en querer arrebatárnosla.
    Pero como estos hechos concretos pudieran parecer una jactancia en los que defendemos la integridad de la patria, damos a continuación el resultado de la recaudación de la isla durante el primer cuatrimestre de este año solo en el ramo de aduanas, comparada con la del año anterior. (Publicada ayer por La Integridad Nacional).
    1869.-
    Habana 2933276 escudos.
    Matanzas 965617
    Cuba 265853
    Cárdenas 594934
    Cienfuegos 417833
    Casilda 205970
    Sagua 314007
    Nuevitas 10183
    Manzanillo 13317
    Caibarién 110283
    Gibara 15499
    Zaza 35260
    Baracoa 9550
    Guantánamo 37667
    Total 5929275
    1870.-
    Habana 5430163 escudos
    Matanzas 1477820
    Cuba 427022
    Cárdenas 927028
    Cienfuegos 786636
    Casilda 215436
    Sagua 613166
    Nuevitas 5210
    Manzanillo 31275
    Caibarién 259292
    Gibara 25432
    Zaza 63069
    Baracoa 11738
    Guantánamo 64621
    Total 10337914
    Es decir, 4408638 escudos más que el año anterior. Eso da un promedio de 25844785 reales vellón mensuales.
    Comparado este producto con el de las aduanas de la Península y Baleares que publicó la Gaceta del 22 da el siguiente resultado:
    Producto de aduanas durante los meses de enero, febrero, marzo, abril y mayo de 1870: 8519129 escudos. Lo que da un promedio mensual de 17038258 reales vellón.
    Resultado comparativo. Promedio mensual.
    Aduanas de Cuba: 25844785 rs. vn.
    Aduanas de la Península
    y Baleares: 17038258 rs. vn.

    LA NACION (Madrid 1849) 6/6/1871 P3
    En los tres años que hasta el fin de diciembre último ha funcionado el cable submarino que enlaza a la Habana con los Estados Unidos y Europa, se han recaudado en la estación de la Habana 723000 pesos o sea, cerca de 700 pesos diarios.
    El cable entre la Habana, Santiago y Jamaica produce 500 pesos diarios.

    LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA 8/10/1870 No. 4701 P2 P3
    Hoy recibimos por la vía de Nueva York los siguientes despachos de Cuba:
    La tarifa de los telegramas de la Habana a Santiago de Cuba es dos pesos y medio por las primeras diez palabras y veinticinco centavos por cada una que exceda ese número. De la Habana a Jamaica cinco pesos por mensaje de diez palabras y cincuenta centavos por cada palabra extra. Todos los pagos han de ser en oro.

    EL PENSAMIENTO ESPAÑOL (Madrid 1860) 8/10/1870 P4
    Por la vía de Nueva York se recibieron ayer las siguientes noticias de Cuba:
    “Habana, septiembre 17.- Hoy se acabó de tender el cable submarino hasta Jamaica.
    El cable de las Antillas quedó abierto esta mañana al público hasta Jamaica. La tarifa es como sigue: desde los Estados Unidos a Cuba 2.5 pesos fuertes por diez palabras y a Jamaica 5 pesos. Cada palabra extra 25 centavos a Cuba y 50 a Jamaica. Tan pronto como se reciba el cable, se continuará tendiéndolo hasta Aspinwall.”

    EL VOLUNTARIO DE CUBA 27/11/1870 P3
    Según lo que arroja el estado que ayer publica La Gaceta, el movimiento marítimo de todos los puertos de Cuba durante el mes de Marzo del año actual ha sido el siguiente:
    “Entrados 505 buques de travesía con 6669 tripulantes, con cargamentos valuados en escudos 8350795 importando los derechos que pagaron a la Hacienda 1839128 escudos.
    Salidos 656 buques con 8875 tripulantes y cargamentos por valor de 16758661 escudos, que pagaron por derechos de exportación escudos 696285.”
    Nada tan elocuente como estas cifras para desmentir a los que diariamente afirman contra toda verdad, que el comercio de la grande Antilla ha decaído. Ante la lógica de los números hay que bajar la cabeza y enmudecer.

  4. BOLETIN DE COMERCIO 28/9/1870 No. 225 P1 P2
    Las rentas públicas de la isla de Cuba están en progreso; el papel de su primer establecimiento de crédito inspirando mayor confianza que el de los Estados Unidos: la prosperidad y la producción aumentando a pesar de los estragos de la guerra y de la tenacidad salvaje de los incendiarios: las exportaciones son mayores que en los años más prósperos de paz y todo esto que hace la desesperación de los filibusteros, debe probar al pueblo español lo que vale aquel privilegiado país, la exuberancia de su riqueza y el motivo principal porque tanto se afanan en querer arrebatárnosla.
    Pero como estos hechos concretos pudieran parecer una jactancia en los que defendemos la integridad de la patria, damos a continuación el resultado de la recaudación de la isla durante el primer cuatrimestre de este año solo en el ramo de aduanas, comparada con la del año anterior. (Publicada ayer por La Integridad Nacional).
    1869.-
    Habana 2933276 escudos.
    Matanzas 965617
    Cuba 265853
    Cárdenas 594934
    Cienfuegos 417833
    Casilda 205970
    Sagua 314007
    Nuevitas 10183
    Manzanillo 13317
    Caibarién 110283
    Gibara 15499
    Zaza 35260
    Baracoa 9550
    Guantánamo 37667
    Total 5929275
    1870.-
    Habana 5430163 escudos
    Matanzas 1477820
    Cuba 427022
    Cárdenas 927028
    Cienfuegos 786636
    Casilda 215436
    Sagua 613166
    Nuevitas 5210
    Manzanillo 31275
    Caibarién 259292
    Gibara 25432
    Zaza 63069
    Baracoa 11738
    Guantánamo 64621
    Total 10337914
    Es decir, 4408638 escudos más que el año anterior. Eso da un promedio de 25844785 reales vellón mensuales.
    Comparado este producto con el de las aduanas de la Península y Baleares que publicó la Gaceta del 22 da el siguiente resultado:
    Producto de aduanas durante los meses de enero, febrero, marzo, abril y mayo de 1870: 8519129 escudos. Lo que da un promedio mensual de 17038258 reales vellón.
    Resultado comparativo. Promedio mensual.
    Aduanas de Cuba: 25844785 rs. vn.
    Aduanas de la Península
    y Baleares: 17038258 rs. vn.

    LA NACION (Madrid 1849) 6/6/1871 P3
    En los tres años que hasta el fin de diciembre último ha funcionado el cable submarino que enlaza a la Habana con los Estados Unidos y Europa, se han recaudado en la estación de la Habana 723000 pesos o sea, cerca de 700 pesos diarios.
    El cable entre la Habana, Santiago y Jamaica produce 500 pesos diarios.

    LA CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA 8/10/1870 No. 4701 P2 P3
    Hoy recibimos por la vía de Nueva York los siguientes despachos de Cuba:
    La tarifa de los telegramas de la Habana a Santiago de Cuba es dos pesos y medio por las primeras diez palabras y veinticinco centavos por cada una que exceda ese número. De la Habana a Jamaica cinco pesos por mensaje de diez palabras y cincuenta centavos por cada palabra extra. Todos los pagos han de ser en oro.

    EL PENSAMIENTO ESPAÑOL (Madrid 1860) 8/10/1870 P4
    Por la vía de Nueva York se recibieron ayer las siguientes noticias de Cuba:
    “Habana, septiembre 17.- Hoy se acabó de tender el cable submarino hasta Jamaica.
    El cable de las Antillas quedó abierto esta mañana al público hasta Jamaica. La tarifa es como sigue: desde los Estados Unidos a Cuba 2.5 pesos fuertes por diez palabras y a Jamaica 5 pesos. Cada palabra extra 25 centavos a Cuba y 50 a Jamaica. Tan pronto como se reciba el cable, se continuará tendiéndolo hasta Aspinwall.”

    EL VOLUNTARIO DE CUBA 27/11/1870 P3
    Según lo que arroja el estado que ayer publica La Gaceta, el movimiento marítimo de todos los puertos de Cuba durante el mes de Marzo del año actual ha sido el siguiente:
    “Entrados 505 buques de travesía con 6669 tripulantes, con cargamentos valuados en escudos 8350795 importando los derechos que pagaron a la Hacienda 1839128 escudos.
    Salidos 656 buques con 8875 tripulantes y cargamentos por valor de 16758661 escudos, que pagaron por derechos de exportación escudos 696285.”
    Nada tan elocuente como estas cifras para desmentir a los que diariamente afirman contra toda verdad, que el comercio de la grande Antilla ha decaído. Ante la lógica de los números hay que bajar la cabeza y enmudecer.

  5. Soy cubano por supuesto, nieto de españoles por parte de padre y madre y muy orgulloso de donde vengo, siempre me gusto escuchar a los mayores y siempre me enseñaron a querer de cierta forma mis raices. Escuchando y leyendo lo que ocurre con Catalunya solo me queda darles un consejo a las personas que dirijen ese pais… Igual que el pueblo de Cuba no queria separarse de España estoy seguro que el pueblo Catalan tampoco lo quiere, no cometan el mismo error que ya cometieron en Cuba, luchen a tiempo, ponganle cara a los pocos energumenos que quieren un chiringuito propio donde reinar… Ojala algun dia pueda decir que tambien soy español. Gracias por el articulo, muy buena informacion.

  6. Soy cubano por supuesto, nieto de españoles por parte de padre y madre y muy orgulloso de donde vengo, siempre me gusto escuchar a los mayores y siempre me enseñaron a querer de cierta forma mis raices. Escuchando y leyendo lo que ocurre con Catalunya solo me queda darles un consejo a las personas que dirijen ese pais… Igual que el pueblo de Cuba no queria separarse de España estoy seguro que el pueblo Catalan tampoco lo quiere, no cometan el mismo error que ya cometieron en Cuba, luchen a tiempo, ponganle cara a los pocos energumenos que quieren un chiringuito propio donde reinar… Ojala algun dia pueda decir que tambien soy español. Gracias por el articulo, muy buena informacion.

Deja un comentario