Centro Balear, otro restaurante con caché

El edificio, situado en la calle G, en el céntrico Vedado es obra obra del arquitecto Francisco Centurión y está ocupado actualmente por la Sociedad Balear de Cuba desde la última década del siglo XX

 

Como lo indica el estudio de la Univesidad Balear, “Memoria histórica de ilicencos y baleares en Cuba” escrito por Joan Miralles, Catedrático de filología catalana, con la crisis de la bolsa en 1929 y la Guerra Civil en España, se disparó la emigración balear hacia América.

En 1932 se produjo una escición en la asociación Casa Balear, la nueva estructura, llamada Balear, será dirigida por José Arbona y Nadal. Sin salud finaciera desapreció poco después. La misma suerte corrienron otras asociaciones baleares en Cuba, como el Sport Club y la Clínica Balear.

Fue en aquellos años, tras pasar por Francia y Dominicana, que llegó a Cuba Ramón Medina Tur con su esposa e hijos. Medina era profesor de francés en el Instituto Eivissa.

Suponemos que le fue bien y pudo comprarse la mansión del Vedado.

La nueva casa Balear se creó en el año 1993, dirigida desde el comienzo por Jaume Alemany Martorell, nacido en Cuba pero de padres isleños.

En 1988 la asociación contaba con 2000 miembros de los cuales sólo unos 50 había nacido en España.

El desarrollo hotelero de los años 80 y noventa trajo consigo una emigración temporal de técnicos bakeares calificados. Es por eso que el 3 de febreto de 1999, el Presidente de la Comunidad Balear, Francec Antich inauguró el nuevo edificio que ocupa actualmente la asociación.

Bien situado

El bar de la Casa Balear tiene una pequeña terraza desde donde podrás ver la dinámica de esta esquina capitalina; pero si prefieres, para momento más íntimos, la Balear ofrece un salón reservado donde disfrutarás de las mismas opciones gastronómicas en un ambiente más tranquilo. Por 10 pesos MN, aquí podrás probar desde un mojito, un ron Collins, una limonada o una sangría por 12 pesos MN.

La Balear fue fundada en 1885 por los cubanos descendientes de españoles, y hoy siguen manteniendo vivas las costumbres de la “Madre patria”.

La Casa Balear en la Habana también funciona como un centro cultural. Aquí se imparten talleres de guiones para radio y televisión, y en el patio exterior se realizan peñas de boleros.

Hispanista revivido.