Clausura embajador de España en Cuba acto por la fundación de la Casa Cantabria

a pesar de las deficiencias en el Consulado, el funcionario se mostró satisfecho por los rsultados alcanzados:  “Las tres líneas básicas de trabajo en las que estamos cimentando la vinculación y la amistad entre España y Cuba están funcionando a la perfección”, aseguró.

  • No se trató el tema de los expedientes de nacionalidad atrasados.

Juan Francisco Montalbán, al clausurar la actividad, felicitó por su labor a ambas entidades y destacó la labor de directivos como Reinaldo Rojas, “siempre impulsando este activismo de los cántabros, naturales y descendientes en La Habana; intentando que se mantengan las raíces y la vinculación con la tierra de origen, las tradiciones culturales y el amor por los dos países: por Cuba, por España y por la ‘tierruca’.

Dijo sentirse muy ‘orgulloso’ por haberse cumplido los objetivos que se propusieron hace ya algunos años: “reconectarse con las autoridades regionales” y añadió que “en Cantabria, en Santander están muy satisfechos por la actividad que desarrollan la Casa Cantabria de la Habana, la Sociedad de Beneficencia Montañesa y la Casa de Cantabria de Camagüey”.

Saludó la presencia en el acto del nuevo presidente del CRE, el directivo canario Carmelo González, y al referirse a los resultados de su misión diplomática en la Isla manifestó: “Las tres líneas básicas de trabajo en las que estamos cimentando la vinculación y la amistad entre España y Cuba están funcionando a la perfección. En primer lugar las sociedades, todas las sociedades regionales españolas en Cuba que nos permiten conectar con las generaciones que llegaron aquí hace ya años, con sus hijos, con sus nietos y con nuestra compenetración cultural; en segundo lugar con las empresas (…) y en tercer lugar con la cultura (….). Es decir, los vínculos humanos, los vínculos culturales y los vínculos empresariales son los elementos esenciales sobre los cuales se construye la diplomacia. No tendría sentido articular una vinculación diplomática y política si no tuviéramos tantísimas cosas en común. Las tenemos, nos sentimos satisfechos de todos ellos y aquí hay un puñado de españoles, de cubanos, de hispano-cubanos, que nos hacen creer en esta causa de la amistad entre España y Cuba; impulsémolas entre todos. Acaba de tomar posesión en España un nuevo gobierno que tendrá que tomar muchas decisiones, pero hay una que no va a tomar y es el impulso a las relaciones entre España y Cuba, esa decisión se ha tomado hace ya mucho tiempo y vamos a dedicarnos a conseguir esos vínculos extraordinarios con todo el esfuerzo, con todo el empeño y con todo el apoyo de todos ustedes”.

El encuentro social denominado ‘Un día en Cantabria’ tuvo lugar el pasado 6 de noviembre en la sede social de de la entidad, ubicada en Neptuno 457 en Centro Habana.

Al evento festivo asistieron un centenar de personas entre directivos y asociados naturales de la Comunidad. Entre las personalidades invitadas estaban el presidente del Consejo de Residentes Españoles (CRE), Carmelo González; el secretario de la Federación de Sociedades Españolas de Cuba (FSEC), Alberto Cartaya; Andrés Liaño, vicepresidente de la Sociedad de Beneficencia Montañesa; María Rico, titular de la Comunidad de Madrid; Sergio Rabanillo, vicepresidente de la Colonia Zamorana y los presidentes Ela Méndez, de ‘Naturales de Ortigueira’ y Renato García, de la Asociación Vasco Navarra de Beneficencia. También participaron un grupo de turistas cántabras de paso por la capital cubana.

Interpretados los himnos nacionales de Cuba, España y el himno de Cantabria, y presentada la presidencia e invitados, el titular de la entidad, Reinaldo Rojas, en nombre de la directiva, pronunció las palabras de apertura del acto y a continuación el locutor y presentador, Edel Morales, leyó una breve semblanza histórica sobre la entidad.

‘Socios de honor’

Durante la actividad se dio cumplimiento al acuerdo tomado por la Junta Directiva de entregar una Placa de Reconocimiento y el título de ‘Socio de Honor’ a tres personalidades destacadas por su apoyo al trabajo social del colectivo de cántabros y sus descendientes. Los galardonados fueron Abel Fernández Rodríguez, Carlos Eduardo Veitía  Fajardo y Julio Ramón Santamarina López.

Abel Fernández es un empresario cántabro afincado en Cuba. Posee el título de ‘Socio de Honor’ de Casa Cantabria de La Habana. Recibió una Placa de Reconocimiento “por su apoyo al colectivo cántabro-cubano, y en agradecimiento por su ayuda, colaboración, trabajo, esfuerzo, y labor social”.

Carlos Eduardo Veitía es el primer bailarín, coreógrafo, fundador y director del Ballet Español de Cuba, y Julio Santamarina es el presidente de la Federación de Sociedades Españolas de Cuba. (FSEC). Ambos recibieron el título de ‘Socio de Honor’, “en reconocimiento a su atenta contribución al desarrollo, buen desenvolvimiento y cooperación con la Casa Cantabria de La Habana”.

En nombre de los galardonados hicieron uso de la palabra Abel Fernández y Eduardo Veitía. El primero, empresario y ‘Socio de Honor’ de la entidad, agradeció emocionado el estímulo recibido, recordó con cariño sus antecedentes familiares cubanos y reafirmó su compromiso con la entidad. “Yo también tengo sangre cubana y me siento identificado con todos vosotros: os quiero, os amo y seguir contando conmigo sin ningún interés”. Por su parte el director del Ballet Español de Cuba destacó el papel de las sociedades españolas, y entre ellas la Casa Cantabria, en el mantenimiento y difusión de la cultura española en la Isla.

Palabras del embajador

Por su parte, el embajador español,

La actividad finalizó con un brindis-buffet y el empresario Abel Fernández recibió como obsequio adicional una talla del escultor Leo.

El Centro Montañés, antecedente de la actual Casa Cantabria de La Habana, se fundó en la capital cubana el 20 de noviembre de 1910. Actualmente la Casa Cantabria cuenta con 551 asociados, de ellos 21 naturales; 492 descendientes y de otras regiones de España 56. Es miembro de la Federación de Sociedades Españolas de Cuba (FSEC).

Hispanista revivido.