Claire Fontaine. Capitalism Kills Love (Santa María de León), 2011.
Instalación Colección MUSAC © Claire Fontaine / Cortesía MUSAC.

León, 31 de diciembre de 2015.

Querida Ofelia:

El Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León presenta desde el 19 de diciembre ‘Cómo hacer arte con palabras’, una exposición que reflexiona sobre la vigencia de las prácticas conceptuales y post-conceptuales en el arte contemporáneo a partir de veinte obras pertenecientes a la Colección MUSAC.

En el decenio que transcurre a partir de 1965 surgen en el ámbito del arte contemporáneo una serie de comportamientos caracterizados por defender la preeminencia de la idea o del proceso por encima del resultado formal, objetual o sensible, y en cuya base subyace un cuestionamiento y una crítica al valor de cambio del arte. Esta mercantilización se quiere contrarrestar desmaterializando la obra, reduciéndola a su mínima expresión objetual, valorando lo efímero frente a lo durable y la experiencia asociada al proceso, que luego se da a conocer al espectador a través de documentos textuales, fotográficos o videográficos. Este tipo de prácticas artísticas, actualmente denominadas postconceptuales puesto que presentan algunas diferencias respecto al arte conceptual de los años 60 y 70, perviven en nuestros días con un interés creciente, visible tanto en la obra de nuevas generaciones de artistas, como en las programaciones de los museos y centros de arte. Es por ello oportuno revisar su presencia en el seno de la Colección MUSAC a través de la exposición ‘Cómo hacer arte con palabras’, cuyo título está inspirado en la conocida conferencia ‘Cómo hacer cosas con palabras’, impartida por el filósofo británico John Langshaw Austin en 1955, en la que se expondrán obras de Ignasi Aballí, Yto Barrada, Emese Benczúr, Marc Bijl, Iñaki Bonillas, Chus Domínguez, Claire Fontaine, Nilo Gallego, Dora García, Juan del Junco, Rafael Lozano-Hemmer, Mangelos, Vlado Martek, Javier Peñafiel, Fernando Sánchez Castillo, Isidoro Valcárcel Medina, Gillian Wearing, y Silvia Zayas.

‘Cómo hacer arte con palabras’, que podrá visitarse hasta el 24 de abril de 2016, es la cuarta muestra dedicada a difundir y reflexionar sobre la Colección MUSAC con motivo del décimo aniversario del museo, celebrado en 2015. La primera de ellas, titulada ’10 años después: post Emergencias en la Colección MUSAC’, tuvo lugar entre el 20 de diciembre de 2014 y el 5 de abril de 2015, seguida de ‘Visita guiada. Artista, museo espectador’ (16 de mayo – 20 de septiembre de 2015) y ‘GOD SAVE THE QUEEN. Sobre Pintura en la Colección MUSAC’ (19 de septiembre – 16 de diciembre de 2015).

Las palabras, textos, frases, mensajes, diálogos, enunciaciones, proclamas y manifiestos han sido un recurso muy utilizado en proyectos artísticos y producciones contemporáneas, muy a menudo caracterizadas por un carácter inconformista ante el statu quo y una vocación transformadora del sistema del arte y de la sociedad, ya que muchas de ellas intentan insertar la actividad artística en un contexto más amplio de preocupaciones sociales, políticas, ecológicas e intelectuales.

El universo de lo lingüístico está en la base de muchas de las prácticas artísticas conceptuales, bien por sus posibilidades comunicativas, bien por su compromiso con algunos problemas contemporáneos, bien como instrumento de acción social y política, bien por su dimensión poética o su uso como herramienta especulativa. Aunque muchas de estas prácticas tratan de expandir el territorio del arte, paradójicamente también suponen una suerte de “replegamiento” del arte sobre sí mismo, en tanto en cuanto se promueven estrategias citacionistas, apropiacionistas y tautológicas. De una manera u otra, el uso de la palabra y el texto en el arte no trata tanto de buscar las estructuras lógicas del lenguaje, sino de estudiar cómo se comportan los usuarios de un lenguaje: cómo aprenden a hablar y para qué les sirve, ya que el sentido del lenguaje está en su uso. Puesto que el lenguaje “crea mundo” la exposición pretende mostrar el mundo que las prácticas artísticas post-conceptuales están generando.

En relación a la facultad del lenguaje de “crear mundo” se halla el concepto “performatividad”, que hace referencia a la facultad de algunas palabras y expresiones de convertirse en acciones y transformar la realidad. En 1955, el filósofo John Langshaw Austin (1911-1960) dictó una serie de conferencias en la universidad de Harvard en las que reflexionaba sobre un tipo de expresiones que más que describir o enunciar una situación parecían constituir, en sí mismas, una acción. En la primera conferencia, que llevaba por título ‘How to Do Things with Words’ (Cómo hacer cosas con palabras), llamó a dichas expresiones “performativas”. Austin señaló que verbos como “jurar”, “declarar”, “legar” o “bautizar” producen oraciones que, de por sí, son ya una acción en sí mismas.

Un ejemplo evidente y obvio es cuando un juez dice: “Yo os declaro marido y mujer” y, al pronunciar la frase, el matrimonio se constituye y, obviamente, esto cambia la realidad y el estatus anterior a dicha frase.

Visto desde esa perspectiva, escribir es hacer. En su conocido texto “La muerte del autor” (1968) el filósofo Roland Barthes revisita el citado concepto de performatividad de Austin para especular sobre el acto de escribir. Para él escribir es, ante todo, una forma de hacer, de producir distintas realidades generadas no solo por el escritor (léase en este caso artista o performer), sino también por el lector (o espectador) quien, a través de la lectura, da sentido, construye e integra en su presente aquello que se ha escrito. Al leer, el texto se hace realidad como experiencia de quien lo lee. Es de esta manera como se entiende un aspecto crucial que pone de manifiesto un rasgo más de lo performativo: lo que las palabras hacen es producir una subjetividad, es decir, una forma concreta de crear consciencia, de entender el mundo y de transformarlo.

La teórica del arte Mieke Bal ha argumentado a través de sus “conceptos viajeros” que no conviene tratar por separado la performance (en su sentido anglosajón de actuar) y la performatividad (que una palabra haga lo que dice). Ambas coinciden en su poder transformador, en la insistencia en que el sujeto no es anterior al discurso y en que el arte no es “constatativo”, sino “provocativo”, es decir, performativo. Las prácticas conceptuales y post-conceptuales nos obligan a preguntarnos por los usos performativos de las palabras y los conceptos más que por su estricto significado.

Cómo hacer arte con palabras. Estrategias lingüísticas conceptuales y postconceptuales en la Colección MUSAC. Artistas: Ignasi Aballí, Yto Barrada, Emese Benczúr, Marc Bijl, Iñaki Bonillas, Chus Domínguez, Claire Fontaine, Nilo Gallego, Dora García, Juan del Junco, Rafael Lozano-Hemmer, Mangelos, Vlado Martek, Javier Peñafiel, Fernando Sánchez Castillo, Isidoro Valcárcel Medina, Gillian Wearing, Silvia Zayas. Comisario: Manuel Olveira. Fechas: 19 de diciembre de 2015 – 24 de abril de 2016. Sala 1, MUSAC. Avda. Reyes Leoneses, 24. León.

Mis más sinceras gracias al Servicio de Prensa de MUSAC por la documentación proporcionada, parte de la cual aparece en esta crónica.

Te deseo de todo corazón un año 2016 lleno de: paz, amor, salud y Libertad.

Un gran abrazo desde nuestra querida y culta España,

Félix José Hernández.

Deja un comentario