“Toda clase de gente que quiere comprar deuda cubana está tocando a nuestra puerta”, dice el presidente de uno de tres fondos que poseen la mitad de la deuda comercial de la isla.

CaptureDesde el anuncio del restablecimiento de lazos diplomáticos entre Estados Unidos y Cuba y la eliminación de algunas de las sanciones de Washington, el interés por todos los activos de Cuba ha aumentado, incluyendo la deuda cubana impaga desde los años 80, que ahora está mayormente en manos de fondos que se especializan en obligaciones en dificultades.

“Toda clase de gente que quiere comprar deuda cubana está tocando a nuestra puerta”, dijo a Reuters Nicholas Berry, presidente del directorio de la firma británica Stancroft Trust, que empezó a acumular su tenencia de deuda de Cuba impaga hace 16 años.

Cuba ha tenido cerrado el acceso a los mercados financieros globales por décadas. Pero partes de su deuda en moratoria y préstamos no reestructurados han sido negociadas entre un pequeño grupo de tomadores de riesgos con la esperanza de una solución.

Berry tiene unos 190 millones de dólares de deuda cubana a valor nominal, sin contar el interés diferido, pero pagó entre 1,5 y 9 centavos por cada dólar del activo. El inversor dice que no está vendiendo porque espera que los bonos suban más, a medida que mejoren las relaciones entre los dos viejos enemigos de la Guerra Fría.

“La hemos tenido por 16 años y la podemos tener otros 16; para nosotros es un gran depósito de valor“, agregó.

Cuba está buscando atraer inversión extranjera y deseosa de obtener nuevos préstamos, pero es costumbre que un país en incumplimiento de pagos de su deuda llegue a un acuerdo antes de regresar a los mercados.

Stancroft Trust y otros dos inversores formaron en abril un comité del Club de Londres para negociar la deuda en manos del sector privado. Los tres fondos, según sus estimaciones, tienen en su poder casi la mitad de las obligaciones del país caribeño con acreedores comerciales, que asciende a unos 1120 millones de dólares en capital y otros 5600 millones en intereses.

Si bien es difícil establecer el “valor recuperable” de los bonos en cesación de pago, Berry cree que 25 a 35 centavos por cada dólar representa “un buen equilibrio entre el potencial de la situación, que es muy alto, y la realidad, que no lo es tanto”.

“Parece obvio que eventualmente habrá una solución entre Cuba y los tenedores de deuda del Club de París y el Club de Londres, que abriría el camino a la normalización de comercio entre Cuba y el resto del mundo, aún si su momento se mantiene incierto”, ha declarado Berry.

Hace un año, La Habana y el Club de París de naciones acreedoras ricas retomaron las negociaciones de deuda en una nueva señal de que el Gobierno comunista está interesado en reintegrarse a la economía global y adherirse a las reglas financieras internacionales.

Compartir
Artículo anteriorCuba en 2 fotografías
Artículo siguienteEspaña Si
Hispanista revivido.

Deja un comentario