París, 13 de marzo de 2016.

Querida Ofelia:

Acabo de leer los cuatro ensayos de sendos autores cubanos, que contiene el libro “Cuatro Escritores en la Mirilla”. Todos son eruditos y hacen gala de grandes conocimientos y capacidad de análisis en los temas que tratan.

No es la primera vez que me ocurre cuando leo obras cubanas de escritores cubanos que tuvieron que partir al destierro en busca de Libertad. Pienso en cuanta materia gris ha perdido nuestra Patria y como esos talentos han ido a brillar en otras tierras como en este caso.

Los Estudios sobre letras hispánicas de Elio Alba Buffill son analizados brillantemente por Rowland J. Bosch.

Con Las Aventuras y Desventuras de Vasco Núñez de Balboa y los hombres que lo acompañaron en el Descubrimiento del Mar del Sur, René León nos ofrece una excelente lección magistral de historia.

Mario Andino nos diserta con gran savoir faire sobe la personalidad y la obra de la gran poetisa chilena, orgullo de Nuestra América, Gabriela Mistral. Aquí te reproduzco un fragmento:

“Las almas tímidas, los corazones fríos, pondrán gesto de extrañeza ante arrebato semejante, dirán que la poetisa rompe la armonía del estilo y la llamarán al orden, a la mesura, a la dignidad conveniente. Hoy lo expresaríamos como que Gabriela no fue “políticamente correcta”. Querrían cubrir con un velo suave, las desnudeces ciclópeas de los mármoles de Rodin o de Miguel Ángel, que habrían encontrado el don de la palabra, con una forma real.

Sin embargo, aquel que haya sentido, alguna vez, el corazón en tempestad, el que haya amado, sufrido y soñado, quienes hayan entrevisto, siquiera, la impotencia de la voz humana para expresar ese nudo que ponen en la garganta el amor, el dolor y la muerte, experimentará con las estrofas de Gabriela Mistral, la sensación de alivio de quien estaba ahogado y logra salir al aire, del que iba solo cargando un recuerdo y encuentra compañía en el medio del desierto, del que antes de morir, ha divisado un rayo de eternidad”.

Por último, Antonio A. Acosta analiza la importancia de la Responsabilidad y el Compromiso en nuestra sociedad actual, como aspectos a considerar por su gran importancia.
Te reproduzco una página de su interesante análisis:

“No olvidemos tampoco que el amor y el respeto son ingredientes insustituibles en el proceso didáctico. Y no se confunda el respeto con el miedo, ni el amor con la debilidad. El proceso educativo necesita de firmeza y autoridad con justicia.

Consideramos que en cierta medida la educación en los Estados Unidos carece de ese ingrediente esencial en el aprendizaje como un todo armónico y constructivo. Nuestros centros de la enseñanza, a todos los niveles hacen énfasis en el aspecto instructivo de la enseñanza, pero descuida la parte formativa de todo proceso integral. Valores, principios morales, patriotismo, cívica, buenos modales, están ausentes en nuestros currículos. Es hora que se revisen los planes de estudios en esta nación. El materialismo desmedido y la corrupción moral están horadando las bases de la sociedad americana.

Nuestro propósito es hacer conciencia en los padres de familia, en la sociedad en general, en los gobiernos en todas las escalas, de que es necesario, indispensable modificar nuestra conducta ciudadana. La responsabilidad es de todos, y no podemos eludirla si es que queremos tomar el camino correcto donde Dios esté presente en el hogar, en la escuela, en el taller y muy especialmente en nuestra conciencia. No permitamos que los ultra-liberales que pululan por doquier destruyan los valores eternos de una sociedad que se niega a perecer.

Muchos de los programas de la radio y la televisión son obscenos y de mal gusto. Y lo más triste es que no lo podemos evitar, son enemigos que se introducen en nuestros hogares sin permiso alguno. Tal parece que hemos tomado el camino de la destrucción de la fe y de las buenas costumbres. Lo grotesco es simpático y aceptable por la mayoría. Los programas orientados de esta forma, por supuesto adquieren un gran “rating”, y esto parece que es lo que importa a los patrocinadores de estos descalabros morales. Pero si hacemos énfasis en estos aspectos negativos no lo hacemos con un pensamiento derrotista ni pesimista, sino más bien para llamar la atención a todos los niveles, que es necesario tomar un liderazgo positivo que nos defienda del caos y la destrucción”.

Cuatro Escritores en la Mirilla. Autores: Rowland J. Bosch, René león, Mario Andino y Antonio A. Acosta. © 2014. Portada obra de Jorge Cancio. Publicado en Tampa por Publicaciones Culturales René León. Composición y Diagramación: Mingo León.

Un abrazo con gran cariño y simpatía desde estas lejanas tierras,

Félix José Hernández.

Deja un comentario