Cuba no podrá asimilar una avalancha de turistas norteamericanos

El riesgo epidémico es elevado

Es lo que han constatado recientemente un grupo de turistas canadienses que viajaron a Cayo Santa María

Servicios antihigiénicos, prácticas de manejo de alimento inseguras, dolores de estómago isoportables, vómitos y terribles diarreas. Estas son algunas de las enfermades que aquejaron últimamente a los clientes de uno de los destinos turísticos más populares entre los canadienses: Cuba.

Las quejas fueron presentadas por los usuariosr Vacaciones Sunwing, una empresa de de Toronto. “¡Asqueroso! He estado muy enferma y aún lo estoy una semana después de mi regreso a casa” relató Amanda Klein. que acaba de regresar de la isla, tras pasar una semana de vacaciones,  entre el 5 y 12 de enero, con su novio  y otras dos parejas canadienses en el hotel Paraiso Azul situado en Cayo Santa María.

Pero unos días después de la llegada de los canadienses, Klein dice que cinco de los seis invitados enfermaron gravemente con vómitos y diarrea. Klein dice que el grupo dejó de comer en el hotel, tras constatar una higiene dudosa en el manejo de los alimentos servidos a los huéspedes del complejo.

“El personal suele manipular la comida con las manos, incluso lamerse los dedos mientras lo hace” afirmó Klein.  Los sucesos de la semana pasada no son los primeros reportados a las autoridades sanitarias, el año pasado se produjeron eventos similares sin que las que los responsables hayan rendido cuentas o las víctimas indemnizadas. Tras pagar 2400 dólares, Vacaciones Sunwing les prometió unos 108 dólares de indemnización, pero nueve meses después ni eso le han devuelto.

La situación de ese hotel no pude ser ignorada, “La gente necesita saber que aquello es una porquería”

Hispanista revivido.