• Autoridades de La Habana critican la política de inmigración de Washington
  • Quedaron varados en a bordo de un barco de la Guardia Costera tras ser detenidos

 

Los migrantes fueron retenidos a bordo del navío patrulla hasta que la situación legal se resolvió en ambos países. EFE / ARCHIVO

 

 

LA HABANA, CUBA (16/MAY/2015).- Un grupo de migrantes cubanos que quedaron varados en un limbo legal a bordo de un navío de la Guardia Costera de Estados Unidos tras ser detenidos en altamar podrán regresar a su país, informó el sábado el gobierno de Cuba.Los 38 migrantes se encuentran entre las cerca de 100 personas detenidas por el servicio de guardacostas en abril, y habrían sido repatriados rápidamente bajo un acuerdo entre Estados Unidos y Cuba que pretende desalentar la realización de travesías riesgosas por parte de los que buscan llegar a territorio estadounidense.Pero un funcionario norteamericano dijo que las autoridades cubanas habían rechazado la aceptación de los 38 detenidos, bajo el argumento de que éstos no podían ser repatriados inmediatamente ya que partieron legalmente de su país y obtuvieron visas de turista en la nación caribeña de Santa Lucía. Los migrantes fueron retenidos a bordo del navío patrulla Vigilant de la Guardia Costera hasta que la situación se resolviera.Aparentemente el sábado se llegó a una solución. Un comunicado emitido por la Sección de Intereses de Cuba en Washington indicó que el gobierno cubano notificó a Estados Unidos que permitiría el regreso de los migrantes pese a que no cumplen con los requisitos para la repatriación bajo los términos del acuerdo de 1995.

Las autoridades cubanas criticaron la política de inmigración de Washington, que permite que los migrantes de Cuba obtengan rápidamente la residencia legal, y con el tiempo la ciudadanía, si logran llegar a territorio estadounidense, pero que regresa a quienes sean detenidos en el mar. La política incita a muchos a tratar de llegar a terceros países y buscar rutas alternas con el fin de evitar los patrullajes de la Guardia Costera.

La Casa Blanca debería poner fin a esta “política preferencial”, consideró el gobierno cubano. “Es el principal estímulo a la migración ilegal de Cuba a Estados Unidos y al ingreso irregular de cubanos a territorios de Estados Unidos a través de terceros países, lo que afecta el compromiso hecho por ambos países para promover la migración legal, segura y ordenada”.

Se desconocía cuándo serían repatriados los migrantes que se encuentran en el Vigilant. Un vocero de la Guardia Costera, el suboficial Mark Barney, se negó a comentar al respecto debido a que el caso “está abierto”.

Washington y La Habana tratan de llegar a un acuerdo en los próximos días para el restablecimiento de sus embajadas y la asignación de embajadores en las capitales de ambos países después de una interrupción de medio siglo en sus relaciones.

Deja un comentario