Curiosidades del socialismo real: el muerto se salió del hoyo

Por Daniel Benítez, Café fuerte

Una mujer de la provincia de Ciego de Avila vivió momentos de horror cuando descubrió que el ataúd destinado a su ser querido, recientemente fallecido, le faltaba una parte del fondo.

Ante tamaña falta de respeto, la doliente -identificada como Flor- se quejó al periódico provincial, que recibió una carta justificativa de la Unidad presupuestada de Servicios Comunales.

La misiva de la empresa estatal explica que “el ataúd sí tenía fondo, pero solamente cubría una parte de la caja”.

Según el reporte publicado en la página digital de Invasor, el suceso aconteció en la funeraria El Clavel, de la capital provincial, y aparentemente el problema de que la caja estuviese incompleta radica en que antes en ese territorio se destinaban 1.08 metros cúbicos de madera para hacer 11 sarcófagos, ahora con la misma cantidad de madera deben construirse 30.

Irónicamente la reportera se enteró de este dato mientras escuchaba un programa en la radio local. El dato de la madera asignada para las cajas fúnebres lo ofreció Oscar López, desde la subdirección provincial de Higiene y Necrología (adjunta a Comunales).

Pero el problema no parece ser nuevo, pues en la propia carta enviada al periódico la empresa reconoce que en “…ocasiones se reciben ataúdes que presentan problemas de calidad, ya que la fábrica de los mismos radica en el municipio de Morón, aspecto este que no determina para que se cumpla con la indicación dada por nuestra dirección de retornar los mismos a la fábrica”.

Tras el lamentable incidente y la queja publicada en la prensa, los directivos de esa empresa ofrecieron disculpas a la señora afectada y analizaron en un consejo de dirección las causas que provocaron semejante suceso.

Aunque dicen que se tomaron las “medidas pertinentes”, no se dieron a conocer los supuestos pasos para prevenir futuros entuertos funerarios. Tampoco si alguien fue sancionado por la entrega de un ataúd incompleto.

Hispanista revivido.