De Canarios y Acadianos

Remontando el Bayú,
iban varios blancos,
algunos canarios eran,
otros eran acadianos,
buscando pesca y pieles,
intentando pasar el año,
llenos de fatiguitas,
entre ilusiones y desánimos.

Dicen que fueron vistos,
por un comerciante cubano,
que era de madre catalana
y de padre asturiano.
Cuatro negros que iban,
siguiendo un gran barco,
también vieron el percal,
y por ahí lo hablaron.
Cerquita de Delacroix,
algunos alemanes contaron,
que hablar francés y español,
en una barcaza escucharon.
También algunos indios,
merodeando por un pantano,
dicen que los vieron,
pero ni se inmutaron.
Y luego en Nueva Orleáns,
entre trompetas y banyos,
historias de aquellos hombres,
algunos dizque cantaron.
Historia de hombres de islas,
cuyas culturas amasaron,
en un nuevo continente,
donde su sudor dejaron,
guardando su identidad,
como entrañable legado,
para las nuevas generaciones
de criollos francos e hispanos.