De Geiranger a Kiel, fin del crucero por Noruega en el Costa Pacífica

París, 8 de noviembre de 2015.

Querida Ofelia:

El 26 de agosto transcurrió en navegación a una distancia media de la costa de 15 millas, con marejada, una fina llovizna y +15°c. A las 9 a.m. aproximadamente doblamos el Cabo Lindesnes, extremidad sur de Noruega. Desde allí proseguimos con ruta sureste hacia Skagen, extremidad norte de la península danesa, por donde pasamos hacia las 4 y 30 p.m. Continuamos hacia el sur en dirección a Kiel e iniciamos la navegación por el Mar Báltico. Ese tramo de mar, llamado “Great Belt”, resulta ser particularmente transitado. Gracias a la vía navegable tan estrecha era posible observar los barcos de mercancías a una distancia cercana. La gestión del tráfico de mercancías en esa región es muy importante. Las vías de navegación están delimitadas por boyas luminosas.

Para poder entretener a más de tres mil turistas durante todo el día con actividades para todos los gustos, el Costa Pacífica ofreció una gama increíble de opciones en: los restaurantes, cafeterías, bares, gimnasios, piscinas, teatro, salas de baile, etc. Aquí te menciono algunas.

Durante la mañana…“Buongiorno”: análisis gratuito de la huella en Samsara Spa & Venus Beauty, caminata relajante, despertar muscular y clase gratuita de estiramientos con el Venus Beauty en el Lido Calypso, cuestionario Costa Cruceros en el Grand Bar Rhapsody, torneo de ping pong en la Balconata Calypso, torneo de anillas en el Lido Calypso, juguemos al tenis en pareja en el Campo Sportivo, cuestionario de gastronomía en el Grand Bar Rhapsody, demostración culinaria de pasta a la amatriciana a cargo de los chefs en el Lido Calypso, taller de manualidades en la Balconata Calypso, bailemos alrededor del mundo en el Lido Calypso con el equipo de animación, etc.

Durante la tarde…“Buon Pomeriggio”: seminario gratuito ojos radiantes en Samsara Spa & Venus Beauty, clase de italiano en el Piano Bar Ricks, torneo sorpresa cuestionario sobre mitología en el Grand Bar Rhapsody, torneo de futbolín en la Balconata Calypso, el juego del verano con el equipo de animación juguemos al vóley y clase de baile de ritmos latinos bailes de grupo en el Lido Calypso, taller de manualidades, encuentro de jugadores de cartas en la Biblioteca Imagine, love boat en la Disco Fever, el juego de los enamorados y las parejas en Luna de Miel, aperitivo musical “Buddha Bar” y Música Chill Out Suave con el Dj Hugo en el Atrio Welcome, aerodance en el Lido Calypso, repetamos todos los pasos del tango en el Grand Bar Rhapsody. Seminario gratuito alivio contra el dolor de espalda en el Samsara Spa & Venus Beauty, Costa Talent Espectàculo de los huéspedes en el Teatro Stardust.

Por la noche…“Buona Serata” Espectáculo Dúo, que resultó ser una comedia circense y surrealista. La animación de los niños presentó: “Princesa por un día” en el Grand Bar Rhapsody. “Party Prima che Parti” en el Atrio Welcome. La noche terminó con Keep Calm & Summer Party, Celebramos juntos el verano 2015 con el equipo de animación y los Djs en el Lido Calypso.

Desayunamos en el Ristorante La Paloma, almorzamos en el New York y cenamos en el My Way. En este último, pudimos deleitarnos con un delicioso plato de la cocina italiana: la sopa de habas, queso de oveja y menudillos de pollo.

Lento, el hombre cruza el campo buscando un poco de descanso, el agua fresca de la fuente que calme su sed. La actitud del cuerpo y los movimientos de las piernas revelan una especie de atávica indolencia, como si el desencanto de quien ha visto de todo y ha dominado el mundo se hubiera transmitido desde los orgullosos guerreros antiguos a los actuales habitantes de esta región del Lazio, fundamentalmente agrícola y ganadera.

Los productos de la tierra están influenciados por su proximidad con el sur: las ensaladas, como la escarola y la achicoria, a menudo se saltean con ajo y aceite en la sartén. Después las legumbres como: alubias, garbanzos, almortas y habas que proporcionan la base de proteínas y las alcachofas romanas, más esféricas y sin espinas respecto a las de Cerdeña y Liguria. Sabores que se encuentran en los platos propuestos, como en los bucatini del campesino, en las alcachofas a hongo, en la sopa de habas, queso de oveja y menudillos de pollo. Todas ellas recetas esenciales que nacen del uso de pocos ingredientes y simples maneras de cocinar.

La sopa de habas, queso de oveja y menudillos de pollo es un plato típico de la cocina campesina porque contiene las proteínas vegetales, las proteínas animales y la fuerza del queso. Un plato sustancioso y ligero compuesto por materias primas pobres pero que nos sorprende con su delicado sabor, entre el amargo de las habas y de los menudillos de pollo y el dulce y delicado sabor de la leche del queso de oveja fresco que se derrite con el calor de la sopa.

Esa última noche a bordo fue la de compartir, conversar y despedirnos de todas las personas que habíamos conocido tanto entre los turistas como entre los camareros, animadores, actores y resto del personal del Costa Pacífica. También la de preparar las valijas, que dejamos frente a la puerta del camarote y recuperaríamos al día siguiente en el aeropuerto de Hamburgo.

Durante la noche pasamos bajo el Puente Este. Desde allí faltaban todavía 66 millas para la llegada al punto donde se embarcó al piloto a las 7 a.m. Recorrimos otras 12 millas hasta llegar al puerto de Kiel, donde atracamos a las 8 y 45 a.m. Estaba nublado, teníamos +15°c. y un mar muy calmado.

En total, durante este crucero por los fiordos de Noruega, navegamos 3490 millas náuticas: Kiel – Bergen 632, Bergen – Honningsvàg 904, Honningsvâg -Tromsø 181, Tromsø – Leknes 249, Leknes – Trondheim 336, Trondheim – Ândalsnes 193, Ândalsnes – Hellesylt 194, Hellesylt – Geiranger 11 y Geiranger – Kiel 790.

Un cómodo autocar nos condujo desde el puerto de Kiel hasta el aeropuerto de Hamburgo. Allí tomamos el avión de Air France, con espacio suficiente para mis largas piernas y unas azafatas simpáticas. ¡Qué suerte tuvimos! Llegamos al parisino Charles de Gaulle, en donde tomamos un taxi que nos llevó entre un tráfico intenso – empezamos a extrañar la calma y el silencio de los majestuosos fiordos noruegos- hasta nuestro hogar.

Ya tenemos reservado y pagado nuestro próximo gran viaje. Será una bella sorpresa sobre todo para nuestro hijo, su esposa y nuestros nietos, que irán invitados por nosotros.

Un gran abrazo desde la espléndida Ciudad Luz que ya luce los bellos colores del otoño en los cientos de miles de árboles de sus boulevards, plazas, parques y bosques que la rodean.

Te quiere siempre,

Félix José Hernández.

Foto: El Cabo Norte, Noruega. El punto más septentrional del planeta. Agosto de 2015.

Hispanista revivido.