De nuevo siembran la muerte y el odio en Francia

El sacerdote de 86 años Jacques Hamel
El sacerdote de 86 años Jacques Hamel
El sacerdote de 86 años Jacques Hamel

París, 27 de julio de 2016.

Querida Ofelia:

Los  abyectos atentados terroristas han tenido lugar en: vagones de metro, trenes, varias terrazas de cafés,  una escuela primaria judía (la muerte de una niña al dispararle con la pistola a la cabeza, fue un acto de  horror extremo), un restaurante judío, un supermercado judío, tiendas, una sala de espectáculos repleta de jóvenes, la sede de un periódico, un estadio, etc. Los han llevado a cabo los fanáticos terroristas por medio de: mochilas cargadas con bombas y clavos, disparando con ametralladoras, inmolándose al hacerse estallar con cinturas explosivas, lanzando un camión contra la multitud que estaba en el Paseo Marítimo de Niza el 14 de julio para observar los fuegos artificiales, etc.

Todos estos actos han traído como resultado cientos de muertes, de heridos y numerosas personas que han quedado inválidas.

Pero estimo que el objetivo principal además de causar tantas muertes y destruir tantas familias, es el de sembrar el odio en la población. Odio contra los 6 millones de personas de religión musulmana que viven en Francia, el 10% de la población. Hacen todo lo posible para que estalle una especie de guerra civil de religión, lo que traería consecuencias incalculables. Solo la calma, la serenidad, la utilización de la razón frente a los fanatismos, puede salvarnos del desastre.

Cada vez que ocurre un atentado, las máximas autoridades religiosas cristinas, judías y musulmanas, así como las de los grandes partidos políticos franceses,  piden calma, serenidad y que no se estigmaticen a todos los musulmanes, debido a unos pocos terroristas que se autoproclaman como tales.

El horror beneficia a los extremistas politiqueros populistas, ya que estos dramáticos sucesos les “lleva agua al molino”. Así se puede constatar como el odio que siguen sembrando los terroristas les beneficia. Ya hay analistas que predicen que el Frente Nacional, partido de extrema derecha, ganaría la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

La táctica de los terroristas parece estar cambiando en Europa, ya no son solo las grandes capitales como: Madrid, Londres, Bruselas o París, las que sirven de escenario para sus actos, sino también ciudades de provincias como  Munich en Alemania o Niza en Francia, e incluso ayer en Saint-Étienne-du-Rouvray, un pueblito francés en el que en plena misa entraron a la iglesia dos terroristas armados con cuchillos – uno de ellos de solo 19 años- y degollaron al padre Jacques Hamel, de 86 años. ¿Desean demostrar que no se está al seguro en ningún lugar, que ellos pueden golpear donde lo deseen? Incluso, la utilización de armas blancas y de vehículos, son la prueba de que no necesitan armas de fuegos para poder cometer los atentados, como Daesh sigue recomendando desde hace meses.

Tengo la impresión de que esta guerra contra el terrorismo será muy larga y complicada, es internacional. No es contra un ejército o un país, sino contra “lobos solitarios” captados y entrenados por medio de la Internet y que esperan la orden de pasar al acto.

Francia ha conocido a lo largo de su historia, momentos de gran violencia y de muertes: La invasión romana, la Guerra de los Cien Años, la Noche de San Bartolomeo (cuando los protestantes fueron masacrados), La Comuna de París, La Revolución y el período de El Terror, las dos Guerras Mundiales, la Guerra de Indochina, la Guerra de Argelia, etc. Pero ahora se enfrenta a un enemigo diferente, solitario que puede estar en cualquier lugar del territorio nacional a la espera de la orden para actuar, matar y sembrar el odio.

Millones de personas han logrado conquistar La Libertad gracias  a Francia Tierra de Exilio: españoles y portugueses que huían de los regímenes de Franco y Salazar; italianos antifascistas; polacos, rusos, yugoslavos y de todos los países que fueron ocupados por los soviéticos al final de la Segunda Guerra Mundial; vietnamitas, laosianos y cambodianos que huían del comunismo; armenios sobrevivientes del genocidio turco, etc. También emigraron hacia Francia cientos de miles de personas provenientes de las antiguas colonias africanas  como: Túnez, Marruecos, Argelia, Costa de Marfil, República Centroafricana, etc. Decenas de miles de latinoamericanos llegaron a lo largo de los años setenta y ochenta, cuando una ola de dictaduras militares inundó Nuestra América. Miles de libaneses llegaron durante la guerra que golpeó duramente a ese bello país.

Esta gran Nación cosmopolita ha sabido aceptar a tanta población con sus diferencias étnicas, religiosas, culturales, etc. Pero ahora se ve confrontada al gran peligro del terrorismo y sus consecuencias dramáticas.

Te envío un gran abrazo desde nuestra querida Francia, donde la tensión es muy grande como resultado de este asesinato horroroso que acaba de ocurrir.

Que el padre Jacques Hamel descanse en paz por la eternidad muy cerca de Dios.

Félix José Hernández.