Did Vin Diesel graba video caminado por las calles de La Habana, Cuba

“Esto ha sido lo nunca visto”, aseguró hoy a Efe Yani, una trabajadora estatal para la que ha sido “una pesadilla” seguir las rutas habituales de ómnibus, que han sido “desviados todos por la película”

A Vin Diesel le encanta La Habana y así lo ha mostrada a sus fanas con vídeo. Mark Sinclair Vincent, más conocido por el nombre artístico de Vin Diesel, es un actor, productor y director de cine estadounidense. Conocido por la interpretación de Dominic Toretto en la saga cinematográfica The Fast and the Furious y por el papel de Richard B. Riddick en la trilogía Las Crónicas de Riddick, también productor de las secuelas de ambas franquicias.

La grabación de la octava película de la serie -la primera superproducción de Estados Unidos en llegar al país caribeño en más de 50 años- ha cambiado el paisaje de la capital cubana, particularmente en las populosas barriadas del Vedado, Centro Habana y La Habana Vieja, surcadas hoy por barreras que impiden el paso y las miradas.

Los más afectados por el rodaje han sido sin duda los conductores, que tienen que transitar por vías alternativas ante el cierre de importantes calles de la ciudad y avenidas como el emblemático Malecón, convertido en insólita pista de carreras en una urbe donde no son habituales este tipo de sucesos.

“Esto ha sido lo nunca visto”, aseguró hoy a Efe Yani, una trabajadora estatal para la que ha sido “una pesadilla” seguir las rutas habituales de ómnibus, que han sido “desviados todos por la película”.

Según esta habanera, residente en Centro Habana, “se acabó la tranquilidad en el barrio”, aunque reconoce que ha sido una distracción para los vecinos, todos móvil en mano para tratar de captar alguna imagen de la hermética filmación, a la prensa no tiene acceso.

“Es muy loco, hay mucha gente quejándose porque llega tarde al trabajo, a veces no avisan donde va a ser la filmación y cierran de momento, pero el cubano está adaptado a todo eso”, señala Alain, un habanero que, junto a un grupo de jóvenes, se situó en una posición alta frente al Malecón para “ver si se puede ver algo”.

Para él, “da mucha emoción” que se haya elegido a Cuba como escenario de “Fast and Furious”, una serie popular por sus coreografías espectaculares y escenas de acción que involucran autos de última tecnología.

Por la isla caribeña, sin embargo, todavía ruedan automóviles del siglo pasado, y especialmente los conocidos “almendrones” o “carros” antiguos, en su mayoría norteamericanos de la década de 1950, símbolos del deprimido parque automotor del país y de la famosa “inventiva” de los cubanos para resolver problemas.

“En la película se usan almendrones porque es lo de nosotros, no podemos meter un Ferrari en el Malecón. Mucha gente molesta se pregunta que por qué almendrones, pero no tenemos desarrollo todavía para un carro moderno como otros países”, explica Alain, para quien “es natural” que se utilicen estos autos.

“Es verdad que los tranques (cierres) incomodan a los chóferes, a la gente que tiene que llegar temprano al trabajo, pero es parte de la película y solo va a durar unos días. La gente lo que hace es tomarlo con diversión, filma, comparte, se pasa un buen rato”, señala Raydel, otro habanero entusiasmado por el rodaje.

Hispanista revivido.